China reformará de manera constante su sector financiero y lo abrirá aún más, a la vez que pondrá “el mismo énfasis” en la prevención de riesgos a través de la regulación y la supervisión, dijo el domingo el nuevo gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, quien fue confirmado en la reunión plenaria de la XIII Asamblea Popular Nacional, para remplazar a Zhou Xiaochuan.

“La tarea primordial es implementar una política monetaria que se caracterice por su prudencia, impulsar la reforma y la apertura del sector financiero, así como mantener su estabilidad”, dijo Yi en la toma de posesión de su cargo.

En su primer discurso público desde que se convirtió en jefe del banco central la semana pasada, Yi Gang dijo al Foro de Desarrollo de China en Beijing que la apertura conduce al progreso, mientras que un cierre, al atraso.

“La historia ha demostrado que las áreas que son más abiertas son más competitivas y las que son menos abiertas son menos competitivas y (como resultado) los riesgos se acumulan”, dijo Yi.

Yi, de 60 años y educado en Estados Unidos, es un protegido de su predecesor Zhou Xiaochuan y se le considera una apuesta segura por la continuidad, en momentos en que China persiste en contener los riesgos y la acumulación de deuda en su sistema financiero.

Si bien Yi no es considerado un peso pesado político como su exjefe Zhou, se espera que desempeñe un papel de apoyo importante en el nuevo equipo económico del país asiático dirigido por el viceprimer ministro Liu He.

El equipo incluye al recientemente designado jefe de regulación bancaria y de seguros, Guo Shuqing, que, dijeron fuentes a Reuters, pronto se convertirá en el jefe del banco central en el Partido Comunista.

A diferencia de otros bancos centrales en el mundo, el Banco Popular de China no es completamente independiente.

Su gobernador administra las operaciones diarias del banco, pero el jefe del banco en el partido es el principal responsable.