El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que no ve razones para modificar la política monetaria que ha prevalecido desde mediados del 2009, debido a que los riesgos para la inflación están neutralizados.

Carstens dijo que el nivel de la tasa de referencia de interés en 4.5% todavía es adecuado y que la reciente aceleración en la inflación se da únicamente por factores externos y volátiles.

En el caso de México, no tenemos evidencia de que estos fenómenos de oferta, que fundamentalmente son cambios en precios relativos, estén contaminando la formación de precios , indicó el banquero central.

Entonces, ante esas circunstancias, no hay razón para ajustar la política monetaria , agregó.

Otras razones para la estabilidad en la tasa son que todavía prevalece la holgura en el mercado laboral y que las expectativas de inflación están bien ancladas.

INFLACIÓN DE 360 GRADOS

De acuerdo con el sondeo más reciente del Banco de México entre analistas nacionales y extranjeros, la inflación anualizada podría terminar este año en 3.79%, dentro del objetivo de la entidad.

Desde el punto de vista de la inflación, hemos apuntado que los riesgos están más o menos neutralizados , comentó Carstens. Hay riesgos a que suba la inflación, hay riesgos a que baje la inflación y por el momento los vemos balanceados , agregó.

No obstante, la minuta más reciente de política monetaria reveló que los cinco integrantes de la Junta de Gobierno están divididos sobre el futuro de la inflación entre una mejora, un empeoramiento y la neutralidad.

Los matices son en el margen, son matices importantes pero son matices que más que nada reflejan el grado de incertidumbre que tenemos sobre estos factores exógenos que pueden estar influyendo sobre la inflación , finalizó Carstens.