Si bien algunos amparos fueron rechazados por no haberse comprobado la afectación de las medidas fiscales, el tema no está muerto. Habrá una segunda oportunidad, que será en marzo de este año, cuando se presente la declaración de impuestos, o hasta el 2015. Para entonces las empresas inconformes tendrán más éxito en que sus amparos sean admitidos aunque el resultado será incierto.

Así lo consideró el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), al indicar que uno de los argumentos más esgrimidos podría ser el trato diferenciado que se le da a las empresas frente a los beneficios que recibirá la industria maquiladora, que se le otorgaron mediante un decreto para suavizar el impacto de la reforma fiscal.

El presidente de la Comisión Fiscal del IMCP, José Antonio de Anda, dijo que el hecho de que algunos recursos se hayan rechazado por falta de elementos o porque se presentaron en el momento incorrecto, no quiere decir que el tema esté muerto.

De los que fueron aceptados, estimó, la posibilidad de ganar es incierta por la forma en que ha respondido la Suprema Corte de Justicia de la Nación en los últimos cinco años, dado el cambio de criterios.

Y tras el periodo de la declaración anual, los amparos que se interpongan, estableció, tendrán más éxito de ser admitidos porque estarán respaldados por actos, pero queda la duda sobre si prosperarán en favor del contribuyente.

IMPACTO EN NÓMINA

Sobre la limitación de la deducibilidad de prestaciones laborales, José Antonio de Anda afirmó que las empresas tendrán una afectación económica de 13 por ciento.

La ley dice que 47% es no deducible y si eso lo multiplico por 30% de la tasa general del ISR, me da ese 13% adicional del ISR que sí tendrá que pagar el patrón por las prestaciones exentas en prestaciones gravadas, tendrá una sanción adicional, porque la no deducibilidad crecerá a 53 por ciento .

Entonces, añadió, la afectación se tendrá para la declaración de impuestos correspondiente al 2014 que se presentará hasta marzo del 2015 .

Dijo que si bien la decisión dependerá de cada patrón, en las negociaciones con los sindicatos se está optando por mantener las prestaciones exentas y de ahí viene 13% de afectación para las empresas.