Las acusaciones que hizo el ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez, sobre los recortes presupuestarios y de personal; así como la falta de material y suministros en el organismo público, no tienen que ver con lo que hace Hacienda, dijo Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Esto tiene que ver con el área administrativa de Hacienda, no tiene que ver con el área tradicional de Hacienda”, dijo brevemente a algunos reporteros que lo siguieron hasta la cocina del hotel Camino Real, por donde salió.

Explicó que, a partir de este sexenio se incorporó una nueva área administrativa (Oficialía Mayor), que atiende los recursos presupuestarios que se dan al IMSS. Es decir, la Oficialía Mayor de Hacienda es la que se encarga de hacer todas las compras de materiales y suministros del IMSS.

Herrera dijo que la parte que le toca atender a él tiene que ver con tres aspectos: el gasto, la conducción de la política macroeconómica y la recaudación. 

A pregunta directa de que si Hacienda está ahorcando al IMSS, respondió: “Yo no sé, eso lo tienen que ver con la oficial mayor”.

Minutos antes, también se trató de cuestionar al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa sobre los problemas que está enfrentando el IMSS en materiales y suministros y la baja inversión pública, pero se fue sin atender a los medios.

Ambos funcionarios participaron en el foro "Impulsando el Potencial Económico de México: Una Nueva Visión para la Inversión y el Desarrollo Económico", organizado por el sector privado, en donde hablaron de la baja inversión del sector público y de la importante participación de las empresas para ayudar a crecer al país.

Ayer, Germán Martínez presentó su renuncia como director del IMSS “debido a una enorme corrupción y de una injerencia perniciosa de los funcionarios de la Secretaría de Hacienda en el IMSS”.

“Los funcionarios de Hacienda intentan una remodelación cosmética del IMSS, donde por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que este Consejo Técnico aprobó”.

En su carta de renuncia abundó que buscan nombrar, en todo el país, una suerte de “delegados administrativos estatales”, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS".