El gasto del consumidor estadounidense aún está demasiado débil para asegurar una tasa satisfactoria de crecimiento económico, dijo el jueves el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

Ahora mismo, en lo que respecta a la deuda y al consumo, seguimos lejos del patrón visto antes de la crisis", dijo Bernanke a estudiantes de la Universidad George Washington.

" Carecemos de fuentes de demanda para mantener a la economía en crecimiento", agregó.

La economía estadounidense creció 3% en el cuarto trimestre del 2011, pero esa tasa se desaceleraría por debajo de 2% en el primer trimestre de este año. El gasto del consumidor representa más del 70% del total de la producción en la economía más grande del mundo.

Gran parte de la cátedra de Bernanke ante los estudiantes se centró en la formación de la burbuja inmobiliaria que estalló con el colapso del precio de las viviendas y en los fracasos que precedieron la crisis financiera del 2007-2008.

El presidente de la Fed reconoció que los reguladores, incluido el mismo banco central, habían fracasado en su trabajo, en especial con respecto a los activos exóticos de Wall Street y a la actividad relacionada con hipotecas.

" Hubo autoridades y poderes que no siempre fueron usados efectivamente y eso, obviamente, llevó a ciertas debilidades", dijo.

A pesar que Bernanke ha estado muy visible esta semana, entre testimonios al Congreso y cátedras a estudiantes, no ha dado mayores detalles al respecto de lo que los inversores están preocupados: la probabilidad o no de un nuevo estímulo monetario.

Analistas ahora ven una tercera ronda de compra de bonos, o alivio cuantitativo, como menos probable dadas las recientes mejoras en la economía, especialmente en el mercado del trabajo.

Sin embargo, funcionarios de la Fed, incluido Bernanke, han dejado claro que aún ven la tasa de desempleo de 8.3% como demasiado alta y que si bien el riesgo de contagio de la crisis financiera de Europa era menor, no ha sido abatido completamente.

En respuesta a la recesión más profunda en generaciones, la Fed, bajo el liderazgo de Bernanke, recortó la tasa de interés a cerca de cero y ha prometido dejarlas ahí al menos hasta fines del 2014.

El banco central además ha expandido agudamente su hoja de balance a través de la compra de cerca de 2.3 billones de dólares en bonos del Tesoro y deuda respaldada con hipotecas.