No hay dinero en las arcas públicas para pagar servicios públicos , afirmó el ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, en un día en que los sindicatos convocaron manifestaciones contra el nuevo plan de austeridad para ahorrar 65,000 millones de euros.

Hay que explicarlo con claridad , añadió el ministro ante los diputados que deberían aprobar la nueva batería de medidas.

Hay que renunciar a lo que no es financiable, a lo que no es posible , añadió, para responder a la oposición que critica vivamente el plan de austeridad.

Las medidas incluyen alza del IVA, la suspensión de la paga de Navidad para los funcionarios este año y la reducción de prestaciones para los desempleados.

El miércoles, el ministro de Hacienda afirmó que sin un aumento de los ingresos había un riesgo para el pago de los salarios de los funcionarios, provocando la ira de la oposición de izquierda y de los sindicatos.

Los trabajadores han multiplicado sus manifestaciones desde el anuncio del nuevo plan de austeridad la semana pasada y están previstas más de 80 manifestaciones en toda España.

Entre los manifestantes hubo incluso actores, que protestaban por el IVA de 21% en boletos de cine y teatro.

España intenta con estas medidas cumplir las exigencias de Bruselas impuestas a cambio de disponer de un año más, hasta el 2014, para reconducir el déficit a menos 3%, y de obtener una ayuda de un máximo de 100,000 millones de euros para sus bancos.

Presentamos reformas que nos permitan financiarnos mejor, hacer frente a esta deuda externa, formidable deuda externa que nos aplasta, nos condiciona, nos hace tener un riesgo dentro de la economía europea, dentro del euro , afirmó Montoro.

España captó cerca de 3,000 millones de euros con tasas de interés muy elevadas, mientras que el país sigue siendo fuente de preocupaciones para los mercados.

La tasa de referencia a diez años se acercaba este jueves a 7%, un límite a partir del cual los inversionistas consideran difícil que un país pueda financiarse.