Ante la crisis económica provocada por la pandemia del Covid-19, la Comisión Independiente para la Reforma de la Tributación Corporativa Internacional (ICRICT, por su sigla en inglés) refirió que no es el momento para aplicar medidas de austeridad, ya que podría perjudicar en la recuperación económica.

“Todos los países en el mundo van a tener niveles de deuda muy altos después de la crisis. Entonces, no hay argumento para la austeridad bajo las circunstancias actuales. Necesitamos más gasto para los pobres y vulnerables (...) No es el momento para la austeridad, es el momento para gastar más en la salud y otros aspectos”, dijo José Antonio Ocampo, presidente de la ICRICT.

Agregó que México es “uno de los peores casos de América Latina en la gestión de la crisis”, debido a que se ha decidido mantener e, incluso, reforzar las medidas de austeridad para hacer frente al suceso.

Jayati Ghosh, integrante de la ICRICT, señaló que en algunos países de América Latina la austeridad se ha hecho presente debido al temor de incrementar la deuda y por los bajos niveles de recaudación tributaria, lo cual también ha limitado su respuesta fiscal .

“Una gran parte de los países en desarrollo no tiene la posibilidad de dar estímulos, entonces hay algunos que están ejerciendo una mayor austeridad o dan estímulos muy pequeños acompañados de una reducción del gasto”.

Añadió que se necesita un aumento en el gasto público; sin embargo, en algunos países desarrollados “no pueden gastar ni en la salud pública”, por lo que debe haber un cambio en el modelo tributario.

“Ante la crisis, lo menos indicado es pensar en medidas de austeridad. No sólo tendrán un impacto terrible en la situación actual, sino hacia futuro, en la recuperación económica y la creación de empleos. Es imposible pensar en otra estrategia macroeconómica más desastrosa para este momento”, aseveró.

Medidas son urgentes

La ICRICT presentó su reporte “La Pandemia Mundial, la Recuperación Económica Sostenible y la Fiscalidad Internacional”, en donde recomiendan a los países una serie de medidas para enfrentar la situación actual como gravar a la economía digital y un impuesto mínimo de sociedades.

Jayati Ghosh refirió que es urgente implementar las medidas sugeridas, ya que estamos ante una situación extraordinaria que genera desigualdad en los países.

“La desigualdad ya está aumentando. Los países en desarrollo se han visto terriblemente impactados por la desigualdad antes de la pandemia, y ahora sólo estamos viendo efectos iniciales de ésta. Tenemos un desastre económico y un desastre sanitario en muchos países”.

Acotó que, sobre todo en los países desarrollados, existe un mercado laboral informal muy grande, el cual ha sido el más afectado durante la pandemia ya que sus ingresos se han visto mermados ante las medidas de confinamiento.

“Tenemos muchos trabajadores informales, los cuales no percibieron ingresos en los últimos meses y, a pesar de algunas transferencias monetarias, las personas están sufriendo de hambre. Necesitamos aumentar los gastos públicos, pero ya que los países en desarrollo se preocupan por la deuda y la fuga de capital, tenemos que posibilitar mayores ingresos fiscales y sólo podremos hacerlo si implementamos las medidas”.

Medidas sugeridas por la ICRICT

1.- Introducir impuestos sobre los servicios digitales, con carácter progresivo y que se apliquen a los ingresos generados por las empresas multinacionales.

2.- Aplicar una tasa de impuestos más elevada sobre beneficios extraordinarios de grandes empresas en sectores oligopolizados.

3.- Aplicar una tasa mínima de 25% del impuesto de sociedades en cada país.

4.- Exigir mayor transparencia a empresas que reciban apoyo estatal a través de la publicación de sus reportes país por país.

5.- Publicar datos sobre la riqueza offshore.

ana.martinez@eleconomista.mx