Grecia tiene objetivos claros que debe lograr para superar la crisis de deuda y no hay alternativa a esto, dijo el miércoles la Comisión Europea.

"No hay alternativa. Tenemos un plan y ahora es el momento de actuar en consecuencia. Es el momento de aplicarlo. No hay plan B", dijo la portavoz de la Comisión Pia Ahrenkilde-Hansen en conferencia de prensa.

La UE quiere que Grecia apruebe recortes más profundos del gasto y mayores incrementos en los impuestos, en conjunto con la venta de activos públicos, con el fin de controlar sus finanzas. El país recibirá a cambio 12,000 millones de euros de fondos de emergencia de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, evitando así la cesación de pagos.

La zona euro también estudia un segundo paquete de ayuda para Grecia, que podría ser equivalente o ligeramente superior al rescate de 110,000 millones de euros proporcionado en mayo de 2010.

RDS