México requiere de seguridad pública y certeza económica para alcanzar el nivel de inversión nacional e internacional, a fin de crecer a un ritmo del 4% o superior, pues “no basta” con eliminar la corrupción.

Así lo señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos Férez, al inaugurar el primer día de actividades de la Convención Nacional de Industriales, que se realiza en esta capital.

“Para mejorar el bienestar no basta con eliminar la corrupción. Para poder redistribuir la riqueza, primero debemos generarla y, para eso, necesitamos crecer”, dijo Castellanos Férez.

Acentuó que el crecimiento económico exige eliminar la corrupción, sin lugar a duda, pero también demanda de la eficacia del gobierno y de la responsabilidad política en la toma de decisiones.

El empresario dijo que la generación de riqueza no implica solamente gastar menos, sino que es necesario mejorar la producción, vender más, invertir estratégicamente y decidir con inteligencia para lograr la meta de crecimiento planteada para el actual sexenio. 

“Ese 4% es más necesario inclusive que el famoso quinto partido de México en un mundial de futbol. Así de urgente resulta”, comentó Castellanos Férez, al hacer una “broma futbolera”.

El dirigente de los industriales, grupo que aporta el 30% del Producto Interno Bruto (PIB), consideró que en México se debe dar entrada a las energías renovables, facilitar la importación de energía eléctrica en la frontera norte y el libre acceso de gas natural para la pequeña y mediana industria en todo el país. 

También, se debe fomentar la diversificación comercial para lograr que al menos 15 por ciento de las Mipymes exporten a otros países, y crear unidades educativas tecnológicas que respondan a la necesidad empresarial de mejora de la productividad.

Opinó que es importante reconsiderar el papel de la banca de desarrollo y apoyar la competencia del sector financiero, con la incursión de nuevas figuras en el mercado.

Además de fortalecer la investigación aplicada, la colaboración entre universidad y empresa, al elevar la inversión en ciencia y tecnología al 2.5 por ciento.

En ese tenor, Castellanos Férez reiteró el compromiso de la Canacintra para combatir la corrupción, impulsar el desarrollo industrial, mejorar el crecimiento, reducir desigualdades y fortalecer el estado del bienestar. 

“A mi entender, todos estos compromisos, transitan necesariamente por una nueva política industrial integral para el desarrollo”, concluyó.