El Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó no aprobar un tope máximo en las comisiones que cobran las Administradoras de Fondo para el Retiro (afores), y argumentó  que es “inflexible” así como se plantea en la iniciativa de reforma de pensiones.

“Esta Comisión recomienda no aprobar la iniciativa en sus términos toda vez que el mecanismo que propone para regular las comisiones resulta inflexible”, cita en su opinión sobre la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Seguro Social y la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro.

Actualmente la comisión promedio que cobran las 10 afores en México sobre el saldo del trabajador es de 0.92%, sin embargo una vez aprobada la reforma, la comisión bajaría hasta 0.54 por ciento. Este último dato publicado en la Iniciativa resultó del promedio de las comisiones que cobran Chile (0.54%), Colombia (0.62%) y Estados Unidos (0.45 por ciento).

El documento considera que “es fundamental que este tipo de regulación obedezca a estrictos criterios técnicos y esté apoyada por las mejores prácticas regulatorias del sector, lo que no consigue la iniciativa.

“La iniciativa no justifica el criterio de selección de los países de referencia para el cálculo del tope máximo a las comisiones, por lo que podría resultar arbitrario”, dice la Cofece.

El órgano federal explicó que regular las comisiones que cobran las afores no debería de ser exclusivamente hacia la baja per se, sino además debería permitir e incentivar el ofrecimiento de mejores rendimientos a los trabajadores.

Por ello, la Cofece “propone adoptar un sistema de regulación de comisiones basado en un criterio y procedimiento que: evite establecer topes máximos predefinidos, por el contrario, que permita la modificación de comisiones acordes a los cambios en el mercado; promueva mejores rendimientos para los trabajadores; genere competencia a través de la reducción de costos y  que se base en criterios técnicos y transparentes”.

Bajar bruscamente las comisiones no es el camino

En su momento, la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) consideró que el control de precios por parte del gobierno sería levantar “barreras” y podría ser declarado violatorio de la Ley Federal de Competencia.

La Amafore dejó ver su preocupación porque al existir una reducción en las comisiones tendría efectos “irreparables” en la estructura del sector de las administradoras de fondos y además limitaría la competencia en el sector y reducirá el número de afores en el mercado.

“La reducción de comisiones abruptas podría llevar a un precio único, lo que inhibiría la competencia entre las afores y fungiría como una barrera de entrada para nuevos participantes”, sostuvo en su momento.

En entrevista con The Financial Times, Bernando González Rosas, presidente de la amafore mencionó que varios fondos privados ya no podrían operar y desencadenaría un litigio en virtud de tratados comerciales internacionales, incluido el T-MEC.

“Los fondos están muy preocupados porque tendrían que recurrir a los tratados internacionales para defenderse”, advirtió.

Otras posturas

De igual manera, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) elaboró un estudio en donde resaltó que la aprobación de una baja en las comisiones restringiría la capacidad operativa de las afores.

“Esta medida puede resultar en una mayor concentración del mercado, afectando la provisión de servicios para los ahorradores, así como su bienestar”, proyecta el CIEP.

El CIEP prevé que las bajas comisiones imposibilitarán la entrada de nuevos participantes y, además, las administradoras ya existentes se beneficiarían de las “barreras de entrada por los costos hundidos”.

En tanto, la Federación Internacional de las Administradoras de Fondos de Pensiones mencionó que sería un error con daños irreparables para el sistema de pensiones mexicano, así como parasus participantes.

Coincidió en que países como Colombia, Chile y Estados Unidos tienen un sistema distinto al mexicano que se adapta a sus particularidades y circunstancias específicas. Por lo tanto, la comparación a la equivalencia de comisiones no es “sencilla ni recomendable”, además de que es arbitraria y poco representativa.

valores@eleconomista.mx