El consumo doméstico podría contribuir a que la economía mexicana siga en movimiento durante este año. Pero difícilmente los consumidores correrán riesgos de gastos fuertes en bienes duraderos como autos o inmobiliarios, previó el director de Nielsen México, Enrique Espinosa de los Monteros.

El comportamiento de los consumidores desde el año pasado evidencia que están cuidando su dinero, no están haciendo grandes desembolsos y están privilegiando el consumo más inmediato, refirió.

Entrevistado por El Economista, dijo que la reacción del consumidor, al momento actual de estancamiento económico, es similar al observado durante el 2010 y el 2011. Un consumo cauteloso, asumiendo que hay una baja creación de empleo, y que un grueso importante de los trabajadores cuentan con recursos provenientes de sus familiares que envían remesas desde Estados Unidos.

No vemos una tendencia de tasas negativas en los canastos Nielsen, pero sí hay un desempeño muy similar al marcado en el indicador del PIB, por ejemplo, donde se ve una contracción en el tercer trimestre. Una variación cercana a cero en octubre, y un dato negativo en noviembre, consignó.

De forma preliminar, advierte que diciembre presentó una recuperación respecto del registro mensual de noviembre y octubre que, sin embargo, no fue mucho más alto que el registro de diciembre del año pasado. “Seguramente en diciembre tuvimos las ventas más altas de todo el año, con un consumo bastante alto, principalmente de juguetes en tiendas de autoservicio. Pero el resto de los consumibles se obtuvo a través de una recomposición de canales, en los de mayoreo”.

Con precios intentaron estimular compras

De acuerdo con el directivo de Nielsen México, desde agosto identificaron un cambio en el patrón de comportamiento de las compras.

Pero hay una recomposición de los canales de compra, donde se están buscando a los mayoristas, y dejando de lado las compras en autoservicios.

El consumidor ahora, a raíz de las condiciones económicas de estancamiento que percibe, prefiere comprar en tiendas de conveniencia por cercanía. Y como las mayoristas identificaron el estancamiento del consumo, comenzaron a otorgar ventajas vía precio y acercándose a ellos. Recuerda que así sucedió entre el 2010 y 2011, pero en aquel momento los autoservicios impulsaron la creación de los formatos exprés, donde ofrecían un surtido más limitado de sus productos a precios accesibles y más cercanos al consumidor.

Nielsen tiene una experiencia de 40 años revisando el comportamiento de consumo con el panel de la mayor muestra representativa del mercado: 6,328 hogares para medición de productos de consumo masivo, al cual se agregan 2,620 hogares para productos de niños y bebés.

[email protected]