Washington, DC. La negociación del tratado de libre comercio produce una incertidumbre que tendrá un impacto en el desempeño de la economía mexicana en el 2018, dice Robert Rennhack, director adjunto del FMI para el Hemisferio Occidental. El experto estadounidense explica que la incertidumbre afecta decisiones de inversión que, a su vez, influyen en el PIB. Por eso, el FMI proyecta que la economía mexicana pasará de un poco más de 2% a 1.8 por ciento.

Al principio del 2017, se pensaba que la incertidumbre iba a tener un efecto más fuerte en la economía mexicana, dice Rennhack, que también es el líder de la misión México del organismo: “Cuando el tipo de cambio estaba a 22 pesos por dólar, parecía que la economía padecería más por la incertidumbre. La economía mexicana se comportó bien (...) Muchas cosas ayudaron,como la capacidad del gobierno de cumplir las metas fiscales”.

Rennhack confía en que el TLCAN se mantendrá, aunque matiza que “no es fácil hacer pronósticos porque estamos en medio de la negociación”.

El calendario es un factor que no ayuda a mitigar la incertidumbre, reconoce el funcionario del FMI: “El plan de negociación es muy ambicioso, pero de cualquier modo llegará hasta el 2018”. La entrevista con El Economista se produce en un día en el que Estados Unidos ha dado a conocer la cláusula sunset, que supondría una revisión del TLCAN cada cinco años. Rennhack proyecta serenidad y pone las cosas en perspectiva: “Estamos en la mitad de la negociación (...) Mientras dura el diálogo siempre hay cosas que se dicen y que se pueden tomar como una señal negativa, pero todo esto es parte del proceso”.