En lo que va de la actual administración federal, la deuda de los municipios en México creció 177% en términos reales, es decir, el doble de la observada en las administraciones estatales (93%), según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Las obligaciones financieras de las 32 entidades federativas y sus ayuntamientos registraron un saldo histórico de 404,409 millones de pesos al primer semestre del 2012, lo que significó un avance superior a 100% con respecto al 2006.

Los pasivos municipales pasaron de 14,622 millones de pesos en diciembre del 2006 a 50,889 millones en junio de este año, esto es un aumento real de 177 por ciento. En tanto, en los estados avanzaron de 145,471 a 353,521 millones, con un avance de 93 por ciento.

La participación de la deuda en los ayuntamientos también aumentó como proporción de los empréstitos netos. En el 2006 representó 9.13%, mientras que a junio, 12.6 por ciento.

PERSPECTIVA ESTABLE

A pesar de ese panorama, la perspectiva del endeudamiento estatal y municipal permanece relativamente estable , asegura el senior credit officer para Moody’s, Alejandro Olivo, quien afirma que no existen indicios de un deterioro financiero en el sistema general .

Sin embargo, advierte que la contratación de pasivos de corto plazo es un factor de riesgo que no se debe perder de vista. Y es que –agrega- si bien no es una tendencia generalizada, cada vez son más los gobiernos que apuestan por ese tipo de créditos debido a que, en la mayoría de las veces, no requieren aprobación del Congreso y tienden a ser más opacos.

En cuanto a la posibilidad de que en el último año los empréstitos estatales hayan aumentado a raíz de los comicios electorales, destaca que aún es muy temprano para afirmar una relación directa; no obstante, es una posibilidad latente que se confirmará una vez que se hagan los cambios de gobiernos, principalmente donde habrá movimientos de fuerzas políticas.

Es muy temprano para saber (si las elecciones incrementaron la deuda), no pensamos que venga un deterioro generalizado, pero no descartamos sorpresas , manifiesta.

Al respecto, el director de Economía y Finanzas del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Raymundo Tenorio, refiere que es poco probable un incremento en las obligaciones financieras por los comicios.

El aumento exponencial observado en los últimos años –explica- es por una redocumentación de sus pasivos. Añade que ante el vencimiento de la deuda, una cantidad importante de gobiernos no cuenta con los recursos suficientes para cumplir con sus intereses, lo cual los obliga a contratar nuevos financiamientos para hacer frente a sus compromisos.

Según la consultoría aregional, entre el 2007 y el 2010, al menos 23 estados no generaron un ahorro interno suficiente para cubrir el servicio de su deuda. Coahuila, Veracruz y Nayarit registraron los mayores desequilibrios.

SIN PRECEDENTE

El endeudamiento que registraron las entidades y sus municipios (404,409) representó 2.7% del Producto Interno Bruto estatal y 80.1% de las participaciones, el nivel más alto en la historia, según la SHCP.

Durante los cinco años y medio, 28 entidades registraron un aumento en sus pasivos y sólo cuatro lograron bajarlos. Coahuila encabeza la lista, con un aumento de 6,809 por ciento. Tres entidades más mostraron un avance superior a 1,000 por ciento. Se trata de Zacatecas, con 1,768%; Chiapas, con 1,268%, y Tamaulipas, con 1,028 por ciento.

Más abajo están Nayarit (756%), Quintana Roo (477%) y Michoacán (366 por ciento).

En contraste, cuatro gobiernos redujeron sus compromisos financieros: Tlaxcala, con una baja de 72%; Querétaro, con 13%; Estado de México, con 5%, y DF, con 1 por ciento.

Raymundo Tenorio advierte que la tendencia continuará si no se realiza una reforma fiscal en los estados. Comenta que si bien es importante ejecutarla a escala nacional, primero se debe empezar en las entidades, principalmente en lo que a recaudación se refiere.

[email protected]