La demanda de dinero en efectivo que está en circulación en México llegó el 13 de noviembre al punto más alto desde que se tiene registro, de acuerdo con cifras del Banco de México contenidas en su estado de cuenta semanal.

“El crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago. Adicionalmente, la mayor demanda de efectivo de la semana refleja el efecto del programa de descuentos para consumo del 9 al 20 de noviembre denominada Buen Fin”, dijo la autoridad en el comunicado.

De acuerdo con información contenida en el estado de cuenta del Banxico, la base monetaria integrada por billetes y monedas en circulación, así como depósitos bancarios de cuenta corriente, aumentó 53,059 millones de pesos en una semana, del 6 al 13 de noviembre.

Esto significa que en la semana número 46 del año, estuvieron en circulación 1 billón 993,256 millones de pesos, una cifra que incorpora una variación de 26.5% respecto del circulante que demandó la población en el mismo periodo del año pasado.

En el mismo comunicado, detallan que este incremento estacional en la demanda de billetes y monedas, también puede estar explicado por “el anticipo de algunas gratificaciones y el efecto estacional asociado al día feriado del 20 de noviembre”.

Al respecto, el director de la Fábrica de Billetes, Alejandro Alegre, precisó en entrevista que desde que se instauró el Buen Fin, de manera estacional se presenta un aumento en la demanda de base monetaria previo a la fecha de inicio.

En este año en particular, esta demanda de efectivo podría reflejar también la respuesta de los mexicanos en tiempos de incertidumbre, como el que está imponiendo la pandemia.

Incluso en el Reporte Trimestral que presentó Banco de México en junio, resaltaron que se ha presentado una “mayor demanda de activos monetarios líquidos por motivos precautorios tanto de hogares como de empresas (...) Como resultado de los choques asociados con la pandemia de Covid-19”.

Remesas, otra fuente

Aparte, la líder en analytics en la empresa especializada en medición de mercado, Nielsen, Yanira Reyes, previó que ante la profundidad de la contracción económica y su impacto en el desempleo, era poco probable que el “Buen Fin” lograra niveles de ventas siquiera cercanos a los que se tuvieron el año pasado.

Alejandro Alegre explicó a título personal y a manera de hipótesis, que también habría que tener presente que el aumento en el flujo de remesas que se ha observado este año también podría estar reflejándose en la mayor demanda de efectivo.

Las remesas que reciben en México los familiares de trabajadores en el exterior también son retiradas de instituciones de crédito, de manera que si ha crecido el flujo de remesas, seguramente el apoyo se está materializando también en efectivo, estimó.

Al alza en 31 Semanas

El Economista ya había dado cuenta que desde el 3 de abril, el Banco de México informó la primera fluctuación de doble dígito de la base monetaria de 13.6% contra el mismo periodo del año anterior. A partir de ahí, no se ha suavizado la demanda de billetes y monedas.

De hecho, en el periodo reportado por el banco central, se han completado 31 semanas de aumentos de doble dígito en la demanda de billetes y monedas en lo que va del año.

La base monetaria está constituida por todo el dinero legal en circulación (es decir, billetes y monedas), sumado a las reservas de los bancos comerciales en el banco central.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg