El incremento de la tasa de morosidad hipotecaria en España se prolongará a lo largo del presente año, aunque lo hará a un menor ritmo, según reflejan las conclusiones de un informe elaborado por la agencia de calificación de riesgos Moody's, que augura que los precios de la vivienda en España seguirán a la baja a corto plazo por el exceso de oferta y la débil demanda.

A pesar de que las entidades de crédito esperan una estabilización en el 2014, las hipotecas residenciales en España continuarán deteriorándose a lo largo del año y aquellos préstamos con LTV ('loan-to-value') más elevadas serán los principales factores de impago , señala el documento.

En este sentido, los autores del informe destacan que existe una fuerte correlación entre el índice de capitalización y las probabilidades de impago de los préstamos hipotecarios estándar en España, aquellos concedidos por oficinas bancarias a ciudadanos españoles para la compra de primera vivienda.

De hecho, el estudio apunta que cuando el índice de capitalización supera 80%, la morosidad entre estos préstamos estándar registra tasas 2.1 veces superiores a las del resto de préstamos con un índice inferior a 80 por ciento.

MOROSIDAD DE EXTRANJEROS TRIPLICA A LA DE ESPAÑOLES

Por otro lado, el informe de Moody's sostiene que actualmente la probabilidad de impago entre los hipotecados extranjeros es 3.3 veces superior a la de los residentes españoles, lo que refleja que el colectivo de residentes no nacionales ha sido más vulnerable a la crisis.

En este sentido, la agencia señala que la tasa de paro entre los inmigrantes alcanzó 35.7% en el segundo trimestre del 2013, unos 11 puntos por encima del dato correspondiente a los españoles (24.7%).

Así, el impacto entre los inmigrantes con préstamos con un elevado índice de capitalización ha sido especialmente significativo , ya que la tasa de morosidad se ha elevado 10 puntos porcentuales para préstamos con una capitalización superior a 90%, situándose 4.3 veces por encima de la de los residentes españoles.