La tasa de créditos dudosos de los bancos españoles, índice de su vulnerabilidad, volvió a aumentar en enero, alcanzando un nuevo récord desde 1994, según cifras publicadas por el Banco de España.

La morosidad, principalmente de préstamos inmobiliarios que podrían no ser rembolsados, se elevó a 140,030 millones de euros en enero, es decir 7.91%, frente a 7.61% en diciembre y 7.42% en octubre.

El sector bancario español es una fuente de preocupación para los mercados, ya que se ve muy fragil por el estallido de la burbuja inmobiliaria en el 2008: su tasa de créditos morosos, que era sólo de 3.37% a finales del 2008, se ha visto muy deteriorada desde principios de la crisis.

Para intentar sanear el sector de los excesos de la burbuja, el gobierno de Mariano Rajoy aprobó una nueva reforma que exige de los bancos un esfuerzo para provisionar 52,000 millones de euros.

Para responder a esta reforma, los principales bancos españoles ya anunciaron su intención de provisionar más de 10,000 millones de euros en el 2012.

El objetivo es provocar fusiones para crear entidades más viables y que el saneamiento sea rápido y profundo , explicó hace algunos días el ministro de Economía, Luis de Guindos, al presentar la reforma para lograr un sector más sano y mejor dimensionado .

Además de los créditos dudosos, los bancos también tienen una gran cantidad de inmuebles y terrenos procedentes de créditos impagados.

Estos activos considerados como problemáticos -de un valor incierto- suponían un total de 176,000 millones de euros en junio del 2011, una cifra que probablemente habrá aumentado desde entonces: las nuevas estadísticas sobre este tema se conocerán en abril.