Los mercados laborales de Morelos, Puebla, Durango, México, Tlaxcala y San Luis Potosí fueron los que mayores avances registraron del primer semestre del 2010, a igual periodo del 2011, de acuerdo con el primer Informe sobre Competitividad Social 2011 , elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El análisis, que cataloga a la competitividad social como la capacidad de una sociedad para generar bienestar a sus integrantes a través de ciertas condiciones del mercado laboral, asignó a las 32 entidades un puntaje que fue desde cero a 1.0 (la calificación máxima que pudieran obtener), evaluando aspectos como el acceso de los trabajadores a prestaciones sociales y de trabajo, su nivel de educación y el ingreso per cápita en cada caso.

Basado en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el PNUD destaca que durante el 2010 Morelos registró una puntuación de 0.5236; en cambio, para el segundo trimestre del 2011, éste alcanzó 0.5461, un aumento de 4.29 por ciento.

Le sigue Puebla como el segundo estado donde las condiciones favorables para el trabajador avanzaron más, al alcanzar un progreso de 3.24%; seguido de Durango y Estado de México, ambos con alza de 2.64%, y Tlaxcala, con 2.61 por ciento.

LOS QUE RETROCEDIERON

Rodolfo de la Torre, coordinador general de la Oficina de Investigación en Desarrollo Humano del PNUD, afirmó -durante la presentación del documento- que este índice, al basarse en el mercado laboral, es más sensible a las coyunturas económicas y sociales, por lo que servirá para hacer una evaluación en una periodicidad trimestral del proceso por el que pasan las entidades.

Durante el periodo analizado, sólo seis estados registraron retrocesos en el objeto de estudio: Michoacán se ubicó al final, al pasar de 0.4788 puntos a 0.4728, lo que le significó un decremento de 1.26 por ciento.

En la misma tónica siguieron Colima (-0.95%), Campeche (-0.61%), Baja California Sur (-0.14%), Chihuahua (-0.13%) y Guerrero (-0.08 por ciento).

Tras la grave crisis económica del 2009, De la Torre detalló que se registraron crecimientos positivos en general a lo largo de los estados; sin embargo, a partir del segundo trimestre del 2011 los avances han sido mínimos, por lo que falta ver si la tendencia alcista continúa o sufre retrocesos para inicios de este 2012.

MEJORÍA EN SUELDOS

Cabe destacar que en lo que se refiere al apartado de ingreso per cápita, el informe del PNUD destaca que ?Baja California (Norte y Sur) lideran la remuneración per cápita en el país.

En Baja California Sur, a cada habitante se le paga en promedio 5.8 dólares al día, mientras que en Baja California 5.2 dólares.

En tanto, del otro lado de la moneda están Oaxaca y Guerrero, los cuales pagan 2.3 y 2.5 dólares, respectivamente, cuando a nivel nacional la remuneración se sitúa en los 3.8 dólares.

A su vez, José Gabriel Martínez, secretario general de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, compartió que en las entidades abocadas a las actividades primarias -como la mayoría de las ubicadas en el sur-, constituidas en gran parte por micro o pequeñas empresas, la seguridad social pasa a segundo plano, lo que incide en la calidad del empleo estatal de manera negativa.

MENOS DE LA MITAD DE LA POBLACIÓN OCUPADA

MUJERES, MINORÍA EN LA FUERZA LABORAL DE MÉXICO

La población ocupada en México está dominada por los varones, pese a que el número de mujeres es mayoría, reveló el Informe sobre Competitividad Social en México 2012 , realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El documento, que mide el Índice de Competitividad Social (ICS) -indicador que muestra los avances de los individuos incorporados al mercado laboral en tres aspectos: salud, educación e ingreso-, revela que la menor participación en el mercado laboral del sexo femenino ha impedido que los beneficios del trabajo sean menores.

El análisis refiere que de los casi 113 millones de personas que viven en México, 40.8% tuvo un empleo al segundo trimestre del 2011.

De la población ocupada, 25.5% fue hombre y sólo 15.3%, mujer.

A pesar de que las brechas se han reducido a partir del 2005, aún quedan grandes retos a mediano y largo plazos para abatir esa disparidad y -con ello- las pérdidas del bienestar de la sociedad.

Tan sólo en la última década se incrementó la tasa de participación económica de las mujeres, sin embargo, 58.2% de ellas no gozaba de los beneficios de acceso a la salud, educación e ingresos laborales.

El porcentaje de los hombres asalariados (38.4) supera considerablemente el de las mujeres (23.5), al igual que el de trabajadores de cuenta propia, 14 y 8.7%, respectivamente.

El nicho de empleadores es donde la diferencia es más marcada, ya que sólo 0.9% de ellas lo es y 4% corresponde al sexo masculino.

POLOS OPUESTOS

El documento refiere que en el 2005 el estado donde existió mayor desigualdad de vida social fue Tabasco. Del otro lado de la moneda destacó el Distrito Federal, que presentó los valores más equitativos.

Durante la presentación del documento, Rodolfo de la Torre, coordinador de la Oficina de Investigación en Desarrollo Humano del PNUD en México, detalló que el índice mostró un incremento de 2.4% durante el periodo que va del 2005 al 2010.

Entre el 2010 y el 2011 el ICS creció 0.44% para las metrópolis del país, cuando a nivel nacional registró un descenso de 0.12 por ciento.

Tanto la provisión de los servicios de salud como el ingreso proveniente del empleo tuvieron un retroceso del 2005 al 2010, debido a los embates de las crisis económica y financiera que se presentaron en el país, y en general en todo el mundo, desde la segunda mitad del 2008.

erick.ramirez@eleconomista.mx