La agencia de calificación crediticia Moody’s descartó una recesión global, aunque revisó a la baja su previsión de crecimiento para las economías del G20, hasta 2.6% para este año y el siguiente, una décima por debajo de su anterior previsión de agosto, mientras que anticipa un ligero repunte de la actividad para el 2021, cuando el PIB del G20 crecerá 2.8%, aunque continuará por debajo de la media de las últimas décadas.

Moody’s admite que el actual entorno económico se caracteriza por un crecimiento estructuralmente bajo, con baja inflación y un limitado margen para las políticas, lo que hace más vulnerable a la economía global ante una evolución negativa de los acontecimientos.

En el caso de las nueve economías avanzadas que forman parte del G20, la agencia espera una desaceleración del crecimiento desde 1.6% previsto para el 2019 a 1.4% en el 2020. Un año después, el PIB de las economías avanzadas del G20 crecerá 1.6%, añadió la agencia.