La agencia de calificación financiera Moody's aseguró el lunes que no tiene previsto un cambio "inminente" de la nota de la deuda de Francia, en respuesta al candidato presidencial, el socialista Franóois Hollande, que recientemente habló de una decisión el próximo 12 de mayo.

En un comunicado, la agencia declara que su decisión de colocar en la nota de Francia una perspectiva negativa, anunciada el 13 de febrero, "no señala un cambio inminente de la calificación pero constituye una indicación de la probable evolución en 12 a 18 meses".

En el diario Journal du Dimanche, Hollande, al que Moody's no cita en su comunicado limitándose a referirse a "ciertas informaciones recientes difundidas por la prensa", adelantó que la agencia tenía previsto hacer este anuncio el 12 de mayo.

Moody's cambió el 13 de febrero la perspectiva asociada a la nota de Francia, actualmente la máxima "AAA", pasándola de "estable" a "negativa", pero no ha fijado un plazo claro sobre la evolución de dicha nota.

Parece que ésta es la principal diferencia entre las nociones de perspectivas y vigilancia, que parece haber confundido Hollande.

En caso de que coloque al país en vigilancia negativa, la agencia normalmente se da un plazo de tres meses o fija un plazo preciso que corresponderá al anuncio de una decisión sobre la deuda.

En el caso de vigilancia negativa, podrá mantener la nota o bajarla.

Hasta ahora, la agencia Standard and Poor's (SP) es la única de las tres grandes que ha bajado la nota de la deuda soberana de Francia, haciéndole perder su triple A en enero.

RDS