Las nuevas tarifas arancelarias recientemente anunciadas por Estados Unidos, México, Canadá y la Unión Europea, “son factores negativos” para el perfil crediticio de México y podrían afectar las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), advirtió Moody´s.

Esta es la agencia calificadora que tiene a México con la nota crediticia más alta, en “A3/perspectiva estable”, que es cuatro escalones arriba del grado de inversión. Y apenas el 11 de abril pasado retiró la advertencia de que estaba en riesgo de un recorte en la calificación.

En un comentario sectorial, el analista soberano Jaime Reusche, explicó que el impacto económico para México de la aplicación de aranceles al acero y aluminio de importación hacia Estados Unidos, tendrá “un impacto limitado”.

Incluso estima que aun cuando estos aranceles “incrementarán los precios de estos bienes importados, el impacto en la inflación será menor”.

Sin embargo, destaca que estas medidas y la respuesta que ha dado México, “pueden dar paso a barreras comerciales más importantes y disruptivas”. Y es en este punto, donde advierten afectaciones al TLCAN y al perfil crediticio de México.

En la nota, esgrimen que el impacto económico de la ofensiva mexicana a la importación de ciertos productos, será negativo “pero marginal”.

“Exportaciones de este país hacia México por un monto de hasta 25,000 millones de dólares se verían afectadas por los nuevos aranceles mexicanos, lo que representa un poco más de 0.1% del PIB de Estados Unidos”.

Fitch misma óptica, menor rasero

La agencia Fitch, emitió al mediodía un comunicado también sobre México. Advirtió que continúa pensando que pese la evidente prolongación de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), “el resultado final no afectará seriamente a México”.

No obstante sostuvieron que cualquier cambio en el acuerdo tendrá impacto en la economía y en varios sectores productivos. Por ello advierten que estarán atentos de este efecto.

En el análisis, donde hacen una revisión a los eventos que se presentaron en el primer trimestre, y exploran el contexto de lo que va del segundo cuarto, consignaron que el mercado mexicano cuenta con niveles de liquidez “satisfactorios” que garantizan a los emisores locales, el acceso suficiente para enfrentar sus calendarios de pago para este año e incluso más allá.

Esgrimen que Fitch espera que continuarán estas condiciones de liquidez y  acceso al mercado de capital  y que los tenedores de títulos contarán con las favorables condiciones de mercado que prevalecen para los emisores con una calificación como la de México”.

México está calificado Fitch con “BBB+/estable” que es dos escalones arriba del grado de inversión; el mismo nivel donde se encuentra calificado el soberano mexicano en la agencia Standard & Poor´s, pero que es inferior al que tenemos en Moody´s.

[email protected]