Después de que el gobierno de Grecia obtuviera el martes un voto de confianza del Parlamento para delinear el plan de austeridad nacional, el Consejo de Ministros aprobó ayer la Ley de Estrategia Fiscal a Mediano Plazo (2012-2015).

El Consejo de Ministros ha aprobado el borrador de ley , indicó a los periodistas una fuente oficial del gobierno heleno tras la reunión del Ejecutivo. Ahora, el valor del paquete de medidas de austeridad y privatizaciones se calcula en 78,400 millones de euros.

Grecia proyecta percibir hasta el 2015, por ahorros y recaudación de impuestos, alrededor de 28,400 millones de euros (6,500 millones este mismo año). En tanto, las privatizaciones sumarían 50,000 millones de euros.

Este proyecto de ley, que despliega el nuevo programa financiero, será enviado mañana a la Comisión de Finanzas del Parlamento griego. El pleno de la Cámara Baja lo someterá a votación entre el lunes y el martes de la próxima semana para su aprobación concluyente, a más tardar, el jueves 30.

En caso de que los diputados le den el sí definitivo al plan de ajuste presupuestario antes de que termine junio, Grecia estaría acercándose a recibir el quinto tramo de ayuda financiera de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 12,000 millones de euros.

El Eurogrupo acordó la concesión de esa parte del rescate con la condición de que Grecia aprobara la ley que le permitiera poner en marcha el nuevo plan de austeridad antes del 3 de julio.

Después de la reunión del equipo de gobierno, el ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos, confirmó que se reunirá este jueves -cuando sería publicada la versión final del proyecto de ley- con los jefes de la misión de la UE, el FMI y del Banco Central Europeo (BCE).

Según la prensa helénica, Venizelos inició desde ayer conversaciones informales en Atenas con los supervisores de la troika (UE, FMI y BCE). Por otro lado, el Primer Ministro griego se presentará hoy ante sus homólogos europeos con la confianza de sus compañeros en el gobierno y de la mayoría de los diputados.

El miércoles, Papandreou habló por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel; el mandatario francés, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso. Alemania, Francia y la CE se congratularon por el voto de confianza, calificándolo como una etapa importante y de buena noticia para Grecia y la Unión Europea .

Grecia informó que requiere más ayuda de la comunidad europea, la cual solicitó medidas de austeridad.