Holanda no dará su parte en los fondos de rescate a Grecia si el Fondo Monetario Internacional considera que Atenas ha fracasado en mantener sus promesas y retiene su próximo tramo de ayuda, dijo el ministro holandés de Finanzas en una entrevista para un periódico.

El ministro, que tomó una línea dura en las negociaciones para el segundo rescate griego de 130.000 millones de euros a principios de año, ha advertido en el pasado que el programa sigue lleno de riesgos y que su éxito depende de la capacidad de Atenas para impulsar la reforma.

"Seguiré al FMI. Si dijera que no hay cumplimiento con el programa y que no puede desembolsar el tramo siguiente, entonces nosotros también retiraremos nuestra parte", dijo Jan Kees de Jager a la edición dominical del periódico griego Kathimerini, cuando se le preguntó que haría su país si un informe del FMI sobre Grecia -con fecha para junio- fuera negativo.

Holanda, uno de los pocos países de la zona euro que quedan con la más alta calificación crediticia, "AAA", está otorgando fondos para el rescate griego como parte de una contribución de los estados del bloque monetario único.

De Jager añadió que no tenía duda alguna de que Grecia permanecería dentro de la zona euro.

"Estoy seguro que Grecia hará todo lo necesario para quedarse en el euro", acotó.

"Estoy convencido que Grecia puede quedarse en la zona euro si los políticos del país muestran unidad, como es el caso con el actual Gobierno, e implementan las reformas estructurales y recortes fiscales", agregó.

Los griegos votarán por un nuevo Gobierno en elecciones que se celebrarán probablemente el 6 de mayo, reemplazando una coalición de Gobierno de derecha e izquierda que lidera el primer ministro tecnócrata Lucas Papademos.