El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, dejará su cargo por su desacuerdo con la política económica de la presidenta Dilma Rousseff, que rechaza aplicar un mayor plan de austeridad para equilibrar las cuentas del país.

La prensa brasileña reveló este miércoles que Levy, quien fue criticado en público por el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en varias ocasiones, dijo esta semana que dejaría el cargo en las próximas semanas.

NOTICIA: Brasil se manifiesta por el juicio político contra Dilma

El ministro expuso que presentará su dimisión si Brasil renunciaba a obtener un superávit primario del 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2016.

El gobierno brasileño presentó el martes al Congreso un proyecto para lograr un superávit primario de 0.5% del PIB, una meta que podría ser incluso rebajada, ante la negativa de Rousseff de reducir el gasto público por medio de la eliminación de programas sociales.

Levy, quien asumió el cargo en enero pasado y siempre fue considerado por sectores del Partido de los Trabajadores (PT) como un ministro ajeno a las políticas sociales del gobierno, dimitirá cuando Rousseff haya decidido a su sustituto y se logre una transición sin sobresaltos, según el diario Valor.

NOTICIA: Brasil abre investigación contra Eduardo Cunha

La prensa brasileña evocaba desde hace semanas la dimisión del titular de Hacienda uno de los ministerios clave de la mayor economía de América Latina , y ya se barajó al expresidente del Banco Central, Henrique Meirelles, como su posible sustituto.

Levy, quien desde el inicio de su gestión defendió profundos recortes presupuestarios y la reforma estructural de áreas como el insostenible sistema de pensiones, está en el epicentro de las críticas por sus políticas para equilibrar las cuentas.

Sus detractores lo acusan de aplicar una fórmula a base de recortes y aumentos impositivos para lograr un equilibrio fiscal que consideraron contraproducente para contener la recesión en Brasil, que debe provocar una caída del PIB de 3.0% este año y de 2.0% en 2016.

Ante el aumento de los rumores, la bolsa local caía este miércoles con fuerza y el real la moneda brasileña se depreciaba frente al dólar más de 1.2% a media jornada.

erp