Antes de emprender su viaje desde Estados Unidos (donde residió los últimos 11 años), el nuevo ministro de Economía en Argentina, Martín Guzmán se reunió semanas atrás con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y con el nuevo líder de la misión para Argentina, el venezolano Luis Cubeddu. 

Así lo confirmaron desde el FMI, y agregaron que habrá más detalles en la conferencia de prensa que el vocero principal del FMI, Gerry Rice, dará el jueves desde Washington. 

El presidente de Argentina Alberto Fernández había manifestado el viernes 6 de diciembre, día en que presentó a su gabinete, y también en una entrevista con Radio con Vos, que había intercambios con el FMI, que se estaban dando de manera silenciosa.

“Con el FMI ya estamos trabajando”, dijo el presidente argentino en respuesta a una pregunta en la conferencia de prensa del viernes. Y aclaró que “es un trabajo que para nosotros debe hacerse silenciosamente”.

En el discurso que dio ayer en el Congreso, Fernández dijo que hay "una relación constructiva y cooperativa" con el Fondo Monetario. Aunque también sostuvo que "resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie".

Fernández resaltó que Argentina debe volver a crecer para poder pagar la deuda, y que "el país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo".

Georgieva saludó al presidente Fernándezy aseguró que el organismo comparte  “plenamente sus objetivos de aplicar políticas que reduzcan la pobreza y fomenten el crecimiento sostenible”.

Así lo dijo en una publicación en la red social Twitter, en un mensaje en el que reiteró, como en anteriores oportunidades, que “el FMI sigue comprometido a ayudar a su gobierno en este esfuerzo”.

Semanas atrás Alberto afirmó que no era sano avanzar con los desembolsos que quedaban pendientes del préstamo stand-by del FMI, unos 12,000 millones de dólares.

Esta idea es sostenida por Guzmán, según una presentación que hizo en el marco de un encuentro de las Naciones Unidas semanas atrás en Ginebra.

El gobierno de Mauricio Macri firmó un acuerdo con el FMI en junio de 2018 por un préstamo por 50,000 millones de dólares, ampliado a 57,000 millones de dólares tres meses después, el más grande desembolsado en la historia del organismo.

Con 44,500 millones de dólares recibidos en 13 meses porla gestión de Cambiemos, Argentina se hizo de un 78% del total delstand-by y se constituyó, además, en el principal destinatario de los préstamos del FMI, con un 47% de la cartera desembolsada.