Miles de personas se manifestaron este sábado en Barcelona contra los ajustes presupuestarios en la enseñanza, al día siguiente del anuncio de nuevos recortes en este sector y en el de sanidad.

En el desfile participaron más de 2.000 personas según las fuerzas de seguridad y 30.000 según los sindicatos del sector de la enseñanza que convocaron la protesta, incluidas las dos principales organizaciones sindicales del país: UGT y Comisiones Obreras.

Lo que los recortes presupuestarios de la región de Cataluña y los de ministerio de Educación español están haciendo "es desmantelar la enseñanza pública", denunció la portavoz del sindicato USTEC, Rosa Canyadell.

"La educación es la mejor herramienta para superar la crisis económica y social, y la educación pública es la única que puede garantizar la cohesión social", sentenciaron padres de alumnos, sindicatos y asociaciones educativas en un manifiesto común leído a los manifestantes.

El gobierno conservador español, en una carrera por reducir el déficit que alcanzó el 8,51% del PIB en 2011, adoptó el viernes un plan para ahorrar 10.000 millones de euros anuales, de los cuales 3.000 millones en Educación.

Un decreto ley autoriza a las comunidades autónomas (regiones) a aumentar un 50% los gastos de inscripción en la universidad, que pasarán de 1.000 a 1.500 euros como media.

También pueden elevar un 20% como máximo el número de alumnos por aula.

Los principales sindicatos españoles convocaron una jornada de manifestaciones en todo el país para el 29 de abril, afirmando que "no se juega con la salud y la educación".