Tras el recorte en el objetivo de la tasa que aplicó el Banco de México (Banxico), que la llevó a 7.75%, analistas internacionales consideran que varios detalles del comunicado permiten anticipar que vendrían más rebajas. Sin embargo, matizan que no hubo señales claras sobre futuras acciones.

Desde Nueva York, el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, explicó que el hecho de que dos miembros de la Junta de Gobierno votaran a favor de un recorte de 50 puntos base “deja abierta implícitamente la puerta para que el Banxico siga reduciendo las tasas en el cuarto trimestre”.

El estratega estima que vendrán aún dos recortes más en la tasa, que la dejarán en 7.25% al cierre del año. Además, consigna que si se mantiene la inflación estable, alrededor de 3%, es altamente probable que sigan ajustando la tasa a la baja, hasta dejarla en 6.50% para el primer semestre del año entrante.

Apoyándose de nuevo en la intención de dos de los cinco miembros de la junta para bajar la tasa en medio punto porcentual desde ahora, “no podemos descartar un enfoque frontal con recortes más audaces de 50 puntos base en las reuniones de noviembre y diciembre si la economía se debilita más rápido”.

Tono Dovish

Desde Londres, el economista senior para América Latina en la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, considera que cuando los miembros de la junta destacaron como los principales riesgos a la baja, la holgura económica y tasas de interés internacionales más bajas, “están anticipando un sesgo dovish”.

En lenguaje monetario, un tono dovish/paloma, indica que viene una relajación en la fase de la política.

“En general, vemos que el comunicado fue dovish y creemos que el Banxico continuará reduciendo las tasas de interés suponiendo que las condiciones externas sigan siendo relativamente benignas y el presidente Andrés Manuel López Obrador mantenga su postura de política favorable a la Iniciativa Privada y sea fiscalmente responsable”.

Desde su perspectiva, la inflación seguirá en una tendencia benigna en un lapso que va de los próximos tres a seis meses. Además, anticipa que los bancos centrales globales como la Reserva Federal y Banco Central Europeo seguirán moderando sus respectivas tasas, “se abre el camino para que el Banco de México siga reduciendo 50 puntos base en el cuarto trimestre del año”.

En Pantheon Macroeconomics también anticipan que la tasa cerrará el año en 7.25 por ciento.

Para el estratega, sería posible que los dos votantes a favor de recortar en 50 puntos base fueron los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel.

Minutas, relevantes para anticipar

Aparte, en un análisis, economistas de Citibanamex consideran que el mensaje del comunicado “fue relativamente neutral”.

Sin embargo, destacaron que el hecho de que dos banqueros centrales votaran a favor de un recorte mayor, indica que las minutas, a divulgarse el 10 de octubre, “serán más relevantes de lo habitual”.

Sobre todo al recordar que en la reunión previa, la de agosto, uno de los miembros, el subgobernador Javier Guzmán Calafell, votó para dejar sin cambio la tasa, que entonces estaba en 8.25 por ciento.

Los estrategas de Citibanamex dijeron que buscarán en las minutas los argumentos de los banqueros disidentes, lo que les permitirá anticipar si viene un recorte adicional de 25 puntos base que “conducirá a una visión más homogénea dentro de la junta o si deberíamos pensar en dos bandos dentro del Banxico como una característica que perdurará hacia delante”.

Por ahora, en Citibanamex mantienen la impresión de que viene un nuevo recorte de 25 puntos base en noviembre: “Estamos convencidos de que la tasa de política cerrará el 2019 en 7.50 por ciento”.