La mezcla mexicana de exportación volvió a caer el martes y cerró en 29.65 dólares por barril; esto es una pérdida de 0.9% con respecto al día previo. Aunque se trató de una segunda caída consecutiva, el golpe no fue tan drástico, pues el lunes perdió más de 8 por ciento.

Por su parte, los futuros del crudo internacional cerraron con caídas, tras tocar mínimos no vistos en siete años, presionados por temores a que los productores bombeen más crudo en medio de una lucha por mantener su cuota en un mercado saturado.

Los futuros del Brent y el West Texas Intermediate (WTI) -el referencial del crudo estadounidense- se hundieron a menos de 40 dólares por barril y alcanzaron niveles registrados por última vez en febrero del 2009.

El mercado recortó pérdidas después de que algunos operadores e inversionistas capitalizaron sus apuestas bajistas de las últimas dos sesiones.

Jim Ritterbusch, de la consultora de Chicago Ritterbusch & Associates, dijo que espera una consolidación de precios en el corto plazo que podría hacer subir el valor del WTI hacia la zona de 42 dólares para el final de la próxima semana .

Los futuros del WTI perdieron 14 centavos a 37.51 dólares el barril, recuperándose tras tocar un piso de 36.64 dólares durante la sesión. El referencial Brent bajó 47 centavos a 40.26 dólares por barril, luego de caer a un mínimo de sesión a 39.81 dólares.

Los precios del petróleo presentan mucha volatilidad ya que los inversionistas se enfrentan a una confianza muy débil , comentó al respecto Jasper Lawler, analista de CMC Markets.

Lo cierto es que los precios del crudo han perdido más de 60% en los últimos 18 meses: valían en promedio 100 dólares el barril en junio del 2014.

La ola vendedora -la mayor que sufre el crudo desde el verano- se produjo tras la reunión del viernes de la OPEP, en la que no se alcanzó un acuerdo sobre límites a la producción, mientras que Irán e Irak se comprometieron a aumentar el bombeo y las exportaciones el próximo año.

La actitud de la OPEP va en contra de las esperanzas del mercado de que la organización dé señales de buena voluntad, en un contexto en el que el nivel elevado de oferta afectó a la baja los precios desde la segunda mitad del 2014.

Después de la decisión, más bien la indecisión de la OPEP de la semana pasada, la cuestión no era si esto iba a ocurrir o no, sino cuándo , destacó Daniel Sugarman, analista de ETX Capital.

Algunos bancos han afirmado que el precio del barril podría caer a menos de 20 dólares. Los inventarios mundiales están en máximos históricos, según la Agencia Internacional de Energía.

Y en otra señal de la feroz batalla que se libra en los mercados, algunos operadores dijeron que Arabia Saudita ha estado enviando más petróleo hacia las naciones asiáticas en los dos últimos meses del año.