En enero, México registró la segunda mayor variación en los precios generales de los energéticos de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Con una fluctuación anual de 16.5%, se ubicó apenas debajo de Grecia, que en el mismo lapso se inscribió un aumento anual de 20.1% en enero.

Esta medida de la OCDE, incluye precios de gasolina, gas y electricidad, entre otros, y confirman cinco meses al alza en el caso mexicano, que coincide con los aumentos de las tarifas eléctricas que se formalizaron desde el verano en México.

De acuerdo con el reporte de la Organización, la fluctuación mexicana de los precios de energéticos duplicó también la inflación registrada para este mismo segmento en la media de los países de la entidad, que en enero fue de 8.5% anual.

Según los resultados, la medición para precios de energéticos mexicanos en enero, fue casi siete veces la registrada al cierre del 2016.

Y repunta la inflación anual

Tal como lo diagnosticó el Banco de México, las medidas tendientes a la liberalización de los precios de algunos energéticos empezaron a implementarse a principios del año 2017, y tuvieron un impacto importante en el índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Si bien los efectos de esta liberalización de precios son considerados por Banxico como importantes , ellos esperan que sean temporales.

No obstante a esta previsión de temporalidad, presionaron al índice general de precios. Al interior del reporte mensual de inflación de los países OCDE, se observa que la de México alcanzó un registro anual en enero de 4.7% que incorpora un alza desde el 3.4% registrado al cierre de diciembre.

Y también han incidido en las expectativas de inflación para México. Así quedó consignado en el reporte reciente de la consultoría FocusEconomics, que mes a mes reporta el consenso de expectativas del mercado entre 34 grupos de análisis y corredurías.

De acuerdo con este consenso, la inflación de México promediará al cierre del año una variación de 5% anual. No obstante, entre las previsiones de los analistas consultados, el que tiene la mayor proyección de inflación es BBVA Bancomer, quien coloca en 6% su expectativa.

Y duplica al promedio OCDE

En el reporte de la OCDE, evidencian que en la media de los países, la inflación general repuntó a 2.3% en enero, que es el nivel más alto desde abril del año 2012 y es justo la mitad de la alcanzada en México.

De acuerdo con la Organización, este incremento fue dirigido precisamente por los precios de los energéticos, que completaron una escalada anual de 8.5 por ciento.

La presión ejercida por los precios de energéticos, motivó que en solo un mes, la inflación promedio pasó de 1.8% en diciembre a 2.3% en enero.

ymorales@eleconomista.com.mx

mfh