Para el director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada, la economía mexicana trae una inercia que le facilitará alcanzar un crecimiento hasta de 4.1% este año.

Con ello, se sitúa como el despacho económico más optimista en su previsión para el PIB mexicano. Destaca que la previsión no incorpora el impacto que tendría en inversiones la apertura del sector telecomunicaciones o energético , que traería consigo una reforma en marcha.

Advierte sin embargo que no es una tasa suficiente para revertir el crecimiento de la pobreza ni mejorar la distribución del ingreso.

Al participar en la presentación del informe económico de la ONU Situación y perspectivas de la economía mundial , advierte que el reto es crecer por arriba de 5% anual, y la clave de este dinamismo estaría en incrementar la inversión.

Se requiere una inversión anual de 4,000 millones de pesos, 25% del PIB del 2012, para sentar las bases del crecimiento de 5 por ciento.

Y el gobierno tendría que participar en el objetivo con una inversión pública en infraestructura preferentemente, de 1 billón de pesos, esto es una cuarta parte del reto, observó.

El resto de la inversión tendría que completarse con aportaciones extranjeras directas y de la Iniciativa Privada, precisó aparte a un grupo de reporteros.

Anticipa que sí es una meta viable, que podría presentarse si se dan los supuestos de las reformas, pero acota que se esperaría hasta el 2014, una vez que estén en funciones los cambios.

Los supuestos, refiere, no terminan ahí. También se tendría que apuntalar el financiamiento para las empresas y la reforma tributaría tendría que otorgar una serie de incentivos que promuevan la mayor participación industrial.

[email protected]