México terminó de calibrar la fórmula utilizada para su programa de cobertura petrolera, dijo el titular de la Unidad de Crédito de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Gabriel Yorio, despejando un obstáculo importante para concretar una de las operaciones más grandes y secretas del mundo.

El país contrata anualmente al menos 1,000 millones de dólares en opciones para proteger sus ingresos petroleros del próximo año frente a la volatilidad de los precios.

"La fórmula está lista", dijo Gabriel Yorio.

Esta fórmula es una de las últimas piezas que México necesitaba para acercarse a los bancos con el fin de solicitar cotizaciones para las opciones, dijeron fuentes cercanas al acuerdo a finales de junio.

México enfrentó desafíos en la contratación de la cobertura este año debido a que los precios del crudo han sido volátiles y las nuevas normas de la Organización Marítima Internacional (OMI), que entrarán en vigor en 2020, afectaron a los precios de los hidrocarburos.

"Aprovechando los cambios en la legislación marítima del uso de combustibles, Pemex la actualizó tratando de meter mezclas que fueran más liquidas y que te pudieran ayudar a modelar más la mezcla mexicana. Esas adecuaciones ya se hicieron. Eso ya se hizo", dijo Yorio.

El petróleo con alto contenido de azufre generalmente ha sido un componente de la mezcla mexicana de exportación, sin embargo, operadores pidieron al país que reemplazara ese crudo pesado en la fórmula, dijeron fuentes, debido a que a partir del siguiente año los buques deben surtirse con combustibles con menor contenido de azufre.