Nueva York. Entre las cinco economías mas grandes de América Latina, la de México se mantendrá como la de menor crecimiento en 2020 por segundo año consecutivo, de acuerdo con las expectativas para la región del banco de inversión global BNP Paribás.

Las otras economías mas grandes de la región son Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México.

En su Seminario sobre el panorama económico regional, estimaron que el PIB de México apenas conseguirá un avance de 0.6% este año, tras el estancamiento observado en 2019, donde estimó que apenas consiguió salvar la contracción económica.

Este pronostico de crecimiento para 2020, supone una ligera recuperación del sector manufacturero de Estados Unidos que alentará al de México, y la posibilidad de que se reduzca la incertidumbre política y las contradicciones que han prevalecido para la dirección de la política energética. De disiparse la incertidumbre, la inversión privada podría destrabarse, previeron.

Los contrastes regionales

Entre las cinco economías más grandes de la región, Argentina observará un tercer año consecutivo en contracción, de 1.5% este año, que será menos profunda a la alcanzada en 2019, de 3 por ciento.

En el extremo se encuentra Colombia, que según las estadísticas de BNP Paribás, alcanzará un avance de 2.8%, el más alto del grupo, sostenido por el consumo doméstico y un importante flujo de inversiones productivas.

No obstante a ser la economía más dinámica del grupo, Colombia presentará este año una ligera desaceleración desde la tasa de 3% observada en 2019.

Ambas economías, México y Colombia, presentan riesgo de un recorte de calificación al haberse agotado el espacio de las finanzas públicas para compensar ingresos sobrestimados.

Brasil, retomando avance

Para la economía más grande del grupo Brasil, el banco de inversión anticipa un crecimiento de 2% este año, una tasa que duplica la tasa observa en 2019, que fue 1 por ciento.

Su desempeño estará sostenido en un mayor flujo de inversiones, que podrían detonarse con la liberalización del comercio que está dirigiendo el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, y atraída por la ambiciosa agenda de concesión en la infraestructura.

Para Chile, el banco de inversión anticipa un crecimiento de 2% en este año, que indica un avance respecto del 1.8% observado el año pasado.

Esta economía contará con el apoyo de reformas constitucionales que podrían fortalecer el atractivo de los inversionistas y reflejará también el efecto de una política monetaria que se ha mantenido en una fase expansiva.

Este panorama económico de los cinco países más grandes de la región, contribuirá para conseguir un crecimiento de 1.5% en este año.

[email protected]