El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no hay asomo de que la economía de nuestro país caiga en recesión. Se comprometió a mantener la estabilidad de las variables macroeconómicas, a no incurrir en deuda para financiar sus programas sociales y a liberar la inversión pública para atraer inversión privada nacional y extranjera. Se puso como reto que la economía crezca a 4% anual.

“La economía afortunadamente está en marcha. Aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores, o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, aseveró.

Al presentar en Palacio Nacional un informe por sus 100 días de gobierno, López Obrador dijo que “no tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto”.

Prometió un manejo responsable de las finanzas públicas, y que no habrá aumento de impuestos ni creación de nuevos. Insistió en que no habrá gasolinazos este año, y destacó que el precio de la gasolina, diesel, gas y la luz será el mismo en términos reales en todo el año.

“La gasolina Magna, el diesel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto”, refirió.

López Obrador destacó las cifras de inflación y de confianza al consumidor.

“En el primer bimestre del 2019, la recaudación del gobierno federal sumó 703,900 millones de pesos, cifra 8,000 millones de pesos por encima de lo programado en la ley de ingresos de este año y 2.6% mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo del 2018”.

Añadió que la recaudación del Impuesto sobre la Renta creció 3.2% en términos reales, y comentó que, según registros del IMSS, se han creado 220,628 nuevos empleos y la recuperación del poder adquisitivo del salario está mejorando. “El consumo interno, las tiendas de autoservicio y departamentales reportan un incremento de 2.5% en las ventas de enero con respecto al mismo mes del año anterior”.

López Obrador mencionó que su fórmula para hacer crecer la economía es combatir la corrupción. “Al desterrar la corrupción evitaremos fugas por alrededor de 300,000 millones de pesos y el plan de austeridad nos permitirá liberar fondos para el desarrollo por 200,000 millones de pesos. (...) Estamos en lo dicho, vamos a convertir a México en una potencia económica con dimensión social, porque tenemos muchos recursos naturales”.

Ante empresarios como Carlos Slim, Alfredo Harp Helú, Ricardo Salinas Pliego, Miguel Alemán Velasco y Carlos Hank González, el presidente de México se comprometió a liberar pronto la inversión productiva.

“Vamos a crecer porque habrá promoción para el desarrollo y la inversión pública se convertirá en capital semilla para atraer inversión privada nacional y extranjera. Inclusive, vamos a promover la creación de sociedades de inversión y empresas con la participación del sector público, privado y social”.

El primer mandatario recordó que recién instaló con empresarios el Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, y se comprometió también con ellos a acabar con la pobreza durante su gobierno.

“Estamos conscientes del escepticismo natural sobre nuestro objetivo de lograr un crecimiento anual promedio de 4% durante el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en los 36 años del periodo neoliberal. Acepto el reto porque hay confianza entre inversionistas”.

Slim confía en AMLO

Entrevistado después de este evento, el presidente de Grupo Carso, Carlos Slim, dijo confiar en que López Obrador cumplirá el reto de crecimiento de 4% anual, siempre que el gobierno suba a más de 5% la inversión pública, y el sector privado a 20 por ciento.

Acerca de las notas negativas de las calificadoras a Pemex, el empresario sostuvo que no hay preocupación, porque es una percepción.

Se licitarán los proyectos estratégicos

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que su gobierno está por licitar proyectos estratégicos para detonar el desarrollo y la inversión pública como capital semilla para atraer inversión privada nacional y extranjera. Prometió que todas las obras que emprenda se terminarán a lo largo de su sexenio.

“Vamos a promover la creación de sociedades de inversión y empresas con la participación del sector público, privado y social”, comentó.

Al presentar un informe de 100 días de gobierno, precisó que en abril se publicará la convocatoria para la construcción del Tren Maya, que atravesará Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas, e implica construir 1,500 kilómetros de nuevas vías férreas de trenes para turistas, pasajeros nacionales y transporte de carga. La inversión se calcula entre 120,000 y 150,000 millones de pesos, y se estima crear alrededor de 300,000 empleos directos.

“En cuatro años, una vez terminada esa importante red de comunicación, se tendrá una capacidad para trasladar a 3 millones de visitantes al año, y aumentaremos la afluencia de turistas a las zonas arqueológicas del mundo maya y a las ciudades de Chetumal, Mérida y Campeche”, dijo.

Respecto al proyecto del Istmo de Tehuantepec, está en la fase de consulta y en la elaboración de proyectos para lanzar las licitaciones.

“Esta angosta franja de 230 kilómetros en línea recta de nuestro territorio será una vía de comunicación parecida al Canal de Panamá, y con algunas ventajas importantes adicionales”, adelantó.

Respecto al proyecto para construir dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucía, López Obrador reiteró que la obra quedará lista en tres años.

Sostuvo que a su gobierno le ha llevado tiempo cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, por la recompra de bonos, y sólo falta la liquidación a las empresas constructoras.

“Aún con el costo que implica cancelar esta obra, estoy convencido, lo puedo probar, en que fue la mejor decisión, y menciono algunas razones: en el lago de Texcoco, siempre íbamos a padecer de hundimientos, nos iba a costar mucho el mantenimiento de ese aeropuerto”. Refirió que la obra de Santa Lucía implica un ahorro de más de 100,000 millones de pesos.

Informó que se publicaron las prebases para licitar la concesión de 50,000 kilómetros de líneas de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para comunicar por Internet a los municipios y a los pueblos más apartados y marginados.

Y para revertir la crisis en el sector energético, se invertirá más para la producción de petróleo, refinación y generación de energía eléctrica.

El año pasado la inversión en Pemex fue de 185,830 millones de pesos, y este año de 272,627 millones, es decir, 46% más. Respecto a la CFE, el año pasado ejerció 37,200 millones de pesos de inversión, y ahora dispone de 61,000 millones, 64% más.

“En materia de obra pública, estamos dando prioridad a la conservación de infraestructura y a la terminación de obras en proceso. La inversión para el mantenimiento de carreteras y de caminos rurales es de 41,298 millones de pesos, un monto superior a lo destinado en los últimos 10 años”. (Con información de Jorge Monroy)