La economía mexicana tendrá un crecimiento más balanceado en lo que resta de 2011 para cerrar en una tasa de 4.0%, con inflación controlada y dentro de la meta para el año, estimó BofA Merrill Lynch Global Research (BofAML).

Sin embargo, precisó, México sigue vulnerable a una desaceleración cíclica si la recuperación de Estados Unidos tuviese un tropiezo debido a los altos precios energéticos globales, además de que la actual sequía en algunos estados podría generar presiones inflacionarias al alza.

En su "Perspectiva mensual sobre México", previó que la producción industrial haya rebotado en mayo, mientras las disrupciones del terremoto en Japón quedan atrás; sin embargo, mantiene su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011 de 4.0 por ciento.

Asimismo, sigue anticipando que la inflación cerrará en 3.75%, dentro de la meta de Banco de México (Banxico) para este año, de 3.0% más/menos un punto porcentual, y prevé que el instituto central no realice modificación a sus tasas durante 2011.

En el análisis elaborado por su economista para América Latina, Marcos Buscaglia, BofAML destacó que la actividad industrial de México creció un moderado 1.4% anualizado en abril, tras el adverso efecto base y una marcada caída en la producción industrial.

Estas cifras reflejaron la actividad por Semana Santa, además de los paros técnicos implementados por las automotrices japonesas para amortiguar el efecto de las disrupciones de oferta en Japón, explicó.

No obstante, cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) mostraron que la producción rebotó 19.4% anualizado en mayo pasado, impulsada por las exportaciones automotrices que cuales crecieron 21.3% anualizado.

Además, espera que la actividad industrial haya rebotado en mayo, debido a la actividad manufacturera en Estados Unidos que, aunque debilitada, aún se expande, lo que reafirma su perspectiva de que a la moderación de la actividad manufacturera y automotriz en el segundo trimestre seguirá un ritmo más sustentable.

"En suma, seguimos previendo un crecimiento más balanceado en 2011" para México, expuso la institución financiera al ratificar su pronóstico para todo el año, en una tasa de 4.0 por ciento.

apr