México estará fuera de sintonía de los temas centrales de la reunión del G-20, que girarán en torno de la crisis económica europea, el elevado déficit y gasto público, coinciden especialistas.

Aunque el presidente Felipe Calderón podrá presumir en la Cumbre una economía en recuperación, nuestro país será sólo un espectador , pues los acuerdos y resoluciones girarán en torno del rescate de las finanzas públicas de países europeos en crisis como Grecia, asegura Luis Guillermo Colín, especialista en relaciones internacionales.

El tema a México no le sirve porque no es un problema actual nuestro.

Prácticamente vamos a ir a escuchar, de espectadores, vamos a ir a decir que nosotros hicimos la tarea y que por eso no tenemos problemas y que deberían de admirarnos , explica el catedrático del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

El único beneficio de la reunión es que los organismos financieros internacionales no impondrán a nuestro país políticas financieras como el alza de impuestos y la aplicación de planes de austeridad y reducción del gasto público.

Para Miguel Ángel Lugo, especialista en Ciencia Política, el presidente Felipe Calderón podría utilizar la Cumbre -que se celebrará en Toronto los días 26 y 27 de junio- para comenzar el cabildeo y promover la agenda sobre cambio climático que presentará en la cumbre COP16 de Cancún e incluso revitalizar la mala imagen que la lucha contra la delincuencia ha dejado a México y decir al mundo que nuestro país es aún un lugar seguro para la inversión.

Sin embargo, el tema de la inseguridad y el cambio climático podrían quedar muy relegados de la agenda del G-20 y tocarse sólo en reuniones privadas entre Calderón Hinojosa y sus homólogos.

En la escala de la agenda internacional del G-20 estamos alejados, pues hoy en día lo que preocupa es la quiebra de los países europeos , expone Colín Villavicencio del Tec de Monterrey.

Pues mientras México impulsa la reactivación a través de una inyección de recursos al gasto público para hacerlo el motor de la activación, en Europa esta idea está frenada por la disciplina fiscal que deben guardar los países europeos.

Por lo que no se puede esperar que Calderón Hinojosa regrese con acuerdos concretos en materia económica, comenta Lugo Galicia.

Para el académico de la Universidad Panamericana, el argumento manejado por funcionarios mexicanos de que la crisis de Europa no pega de inmediato sería otro punto de alejamiento en relación con la Cumbre del G-20.

[email protected]