México seguirá pagando el mayor premio por arriba de los bonos del Tesoro entre los 37 países que integran a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y se mantendrá como el tercer emergente con mayor tasa, aun sin subirla  en el anuncio de hoy, el cuarto del año, como anticipan analistas de BNP Paribás, Pantheon Macroeconomics, Goldman Sachs y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Información, recabada por El Economista, evidencia que México continuará sobresaliendo por el amplio diferencial de tasas que paga el mercado local, 8.25%, y que a decir del economista en jefe para México de BNP Paribás, Joel Virgen, es el mayor atractivo para los inversionistas.

Desde Nueva York, explica que este premio mantiene aquí a los capitales extranjeros que incluso subvalúan los fundamentales económicos, que por otro lado no presentan un deterioro inminente.

El anuncio de hoy será el cuarto consecutivo donde la Junta de Gobierno dejará sin cambio la tasa de interés, en 8.25%, y los analistas consultados prevén que aun sin el movimiento, el lenguaje será más duro, evidenciando los riesgos que representa el deterioro de las condiciones externas, por la guerra comercial y su impacto en la economía de Estados Unidos, ante la evidente fase negativa del ciclo económico de México y el riesgo de mayor volatilidad en el tipo de cambio.

Atractivo, con matices

Jonathan Fortun, economista senior en el IIF, matiza que tener alta la tasa de interés no es siempre ideal, porque sí indica que hay un mayor riesgo. Cierto es que otorga más retorno, pero es justamente  porque el mercado percibe un riesgo mayor.

Toma los casos de Argentina, o Turquía, que son los únicos emergentes que ofrecen un mayor retorno al de México, cuyos bonos ahora están en 60 y 24% respectivamente, para explicar que “son extremadamente altos, lo que no significa que los inversionistas quieran ir a esos países, porque implica percepción de riesgo mucho más alta”.

Tal como lo ha explicado Marcos Casarin, economista en jefe para América Latina en Oxford Economics, al ofrecer un retorno más atractivo, se compensa en el caso de México la inflación más alta y  las expectativas de depreciación del peso.

De hecho, en el comparativo más reciente de países OCDE según la inflación, México se queda con la segunda más alta, de 4%, sólo rebasado por la de Turquía, que es de 19.7 por ciento.

Sin cambio y mensaje hawkish

Desde Londres, la consultoría Pantheon Macroeconomics concuerda en que la Junta de Gobierno mantendrá las tasas sin cambio, resultado del contexto de una desaceleración marcada en la actividad económica y un relativamente estable tipo de cambio. Pero también tomando en cuenta el repunte de la inflación durante abril.

Por ello esperan que los miembros hawkish de la Junta continuarán presionando el mensaje de cautela en el tono del comunicado.

En el mercado de Nueva York, Goldman Sachs prevé también que se quede sin cambio el rédito, y el tono será más hawkish y vigilante, con una guía a futuro mucho más explícita.

El anuncio monetario es también el cuarto del año donde participará la Junta de Gobierno completa, con los dos subgobernadores propuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, Jonathan Heath y Gerardo Esquivel.

[email protected]