La economía mexicana podría rebasar por tercer año consecutivo el crecimiento de Brasil, si se confirman las expectativas que hoy tienen bancos globales como Barclays, JP Morgan y HSBC.

En coincidencia, economistas de los grupos financieros se reconocen optimistas por un mejor panorama para hacer negocios, basado en la evidente capacidad de alcanzar acuerdos políticos para promover reformas estructurales.

Pero más allá de las expectativas de inversionistas, los economistas de Barclays y Bank of America-Merrill Lynch identifican prospectos económicos de largo plazo más promisorios.

De acuerdo con el economista en jefe para México de Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML), Carlos Capistrán, la economía mexicana se encuentra bien orientada para elevar su capacidad productiva y alcanzar mayores tasas de crecimiento económico en el mediano plazo. Destaca que el tipo de cambio se mantiene competitivo, hay un efectivo aumento de la productividad en el sector manufacturero y la estabilidad macroeconómica está generando una base de crecimiento sólida.

MERCADO INTERNO, FUERTE

Aparte, el economista en jefe para el país en Barclays, Marco Oviedo, explica que los buenos fundamentales de México han quedado más que probados en los cuatro años que lleva la crisis mundial.

México tiene una fortaleza en sí, y se ve en el crecimiento del empleo y que por primera vez los salarios reales no se han deteriorado. Esto es lo que hace que el mercado doméstico gane fuerza por sí mismo y son factores que han permitido que la economía crezca arriba de 3% , precisó.

BRASIL AGOTA SU MODELO

Según el economista de Barclays, en Brasil están exprimiendo la última gota de su modelo de crecimiento hacia adentro y estima que pasarán un par de años antes de que sepan qué tienen que hacer para incrementar su desempeño.

El estudio de HSBC titulado Tres amigos en el camino: México, Brasil y Argentina refiere una serie de preocupaciones sobre la base de crecimiento de Brasil y la intervención gubernamental.

En el documento, prevén un crecimiento de 3% para Brasil en el 2013, respecto de 3.2% que esperan para México.

El el estudio estiman que el consumo y la inversión privada estarán limitados en el gigante sudamericano por el alto grado de incertidumbre relacionado con la renovada intervención del gobierno a nivel micro.

[email protected]