México podría esquivar un recorte de calificación este año si se confirma la tendencia que prevaleció en el 2019 en el manejo de finanzas públicas, afirma el jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo.

El gobierno registró resultados ligeramente mejores de lo anticipado durante el 2019, limitando el conjunto de riesgos para los ingresos públicos del 2020, refirió.

Desde Nueva York, detalla que se consiguió un balance primario de 1.1% del PIB contra 1% presupuestado para el 2019. Si bien se usaron los fondos de estabilización, a partir de la regla fiscal que justifica su manejo, si los ingresos públicos resultan inferiores a los presupuestados, la disposición de esos recursos fue inferior al estimado, aseveró.

“Al final del día, el gobierno consumió un poco menos de los fondos de estabilización de lo que había anunciado al cierre del tercer trimestre, es decir, 0.6% del PIB o 0.4% del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios”, acotó en entrevista con El Economista.

Enfatizó que el año pasado se registró una disminución de la deuda pública, que pasó de 44.9% del PIB en el 2018 a 44.7% en el 2019.

Después, en un análisis distribuido entre los clientes de la firma, destacó que “probablemente no se producirá un recorte de calificación soberana este año, ya que la Ley de Ingresos del 2020 es un poco más realista, el gobierno está totalmente comprometido con la disciplina fiscal y el marco fiscal podría mejorar con una reforma de las reglas para usar los fondos de estabilización”.

México cuenta con una calificación “A3” con perspectiva Negativa en Moody’s; “BBB” con perspectiva Estable en Fitch, y “BBB+” con perspectiva Negativa en Standard & Poor’s (S&P). Las perspectivas negativas que pesan en la nota soberana que tiene el país en Moody’s y S&P indican que hay una de tres posibilidades de un recorte.

Pemex, apuntalado

En el análisis titulado “Finanzas públicas. Ningún recorte de calificación este año”, detallan desde el primer párrafo que “el gobierno cuenta con suficientes elementos para apoyar a Pemex”.

“Las agencias calificadoras continuarán observando el manejo de las finanzas públicas este año, pero no tendrán suficientes elementos aún para tomar la decisión de recortar este año”, refiere el documento.

“Los esfuerzos fiscales y el apoyo de la compañía petrolera son condiciones que sugieren que es probable que se evite una rebaja de la nota soberana este año”.

Sostienen que “la Ley de ingresos del 2020 es un poco más realista, el gobierno está totalmente comprometido con la disciplina fiscal, y el marco fiscal podría mejorar con una reforma de las reglas para usar los fondos de estabilización”.

Precisamente, se plantea usar estos fondos como una herramienta anticíclica en lugar de un instrumento de estabilización de ingresos con respecto al presupuesto.

[email protected]