México no perderá el Grado de Inversión en los próximos 18 a 24 meses, pues cuenta con variables fiscales que comparativamente, son menos malas que las de otros países con grado de desarrollo similar, como Brasil, advirtió el economista en jefe para México de HSBC, Alexis Milo.

El economista explicó que en un mundo que ha deteriorado su situación fiscal ante la magnitud de las respuestas contra el choque por el Covid-19, México destaca por lo contrario, con paquetes de apoyo fiscal limitados.

“Si bien el modesto estímulo fiscal aplicado en México, de menos de 1 punto del PIB ha tenido un impacto negativo en la recuperación de la economía, en el mediano plazo permitirá enfrentar menores retos fiscales”, consignó.

Al participar en una sesión de la XLVIII Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), destacó que la deuda mexicana como proporción del PIB, cerrará el año alrededor de 55% del Producto, una proporción que es inferior al 100% del Producto que tendrá Brasil.

“A la hora que las calificadoras comparen las variables fiscales de los emisores soberanos, México se verá mucho mejor, como pasó ya con la agencia que recientemente ratificó la nota de México y le otorgó perspectiva estable, que indica que no hay riesgo de recorte”, observó.

Se refiere a Fitch, que la semana pasada confirmó la nota de México en “BBB-/perspectiva estable”, que es la agencia que ha dejado al soberano en el escalón más bajo del grado de inversión.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg