México ha salido mejor librado que otras economías emergentes del periodo de volatilidad financiera y está mejor preparado que otras para un cambio en la política monetaria de Estados Unidos, afirmó Manuel Sánchez, vicegobernador del Banco de México (Banxico).

Al participar en la 33 Conferencia Monetaria Anual del Instituto Cato de Washington, Sánchez indicó que los bancos centrales de las economías emergentes siempre han tenido que considerar las decisiones de los mayores bancos centrales y sus efectos económicos.

En el actual contexto, las posturas monetarias laxas en economías avanzadas han generado efectos de derrame en economías emergentes vía flujos de capital, préstamos en divisa foránea y alza en precios de activos financieros , advirtió.

El vicegobernador hizo notar que las expectativas de un cambio en esas políticas ha generado una tendencia de debilitamiento de las divisas de los mercados emergentes.

Un reto en el actual escenario para los bancos centrales es buscar estabilidad de los precios a la luz de la próxima normalización monetaria en Estados Unidos, al tiempo que se consideran efectos de derrame en la medida que impacten el logro de sus metas inflacionarias , indicó.

El Comité Federal de Mercado Abierto(FOMC) de la Reserva Federal (Fed) optó este mes por mantener sin cambios la política monetaria de Estados Unidos, por lo que dejó la tasa de fondos federales en su nivel de 0.0 a 0.25% en su penúltima reunión del año.

Pero la semana pasada Janet Yellen, presidenta de la Fed, sugirió la posibilidad de que el FOMC decida elevar la tasa de fondos federales en su última reunión del año en diciembre, de mantenerse la tendencia de la economía estadounidense.

Sánchez detalló que los mercados se han anticipado a esa normalización de la política monetaria y destacó que México ha salido mejor librado que otras economías emergentes, como lo muestra el hecho de que no ha habido liquidaciones de extranjeros en bonos gubernamentales denominados en pesos. No hemos visto una salida importante de capitales, mientras que en otras economías emergentes sí ha ocurrido , acotó.

Asimismo enfatizó que México ha tenido un nivel de depreciación de su moneda similar al del resto de las economías emergentes, pero hizo notar que el ajuste al tipo de cambio en relación con el dólar ha sido muy ordenado, con un funcionamiento adecuado de los mercados .