México seguirá pagando el mayor premio por arriba de los bonos del Tesoro entre los 11 países que esta semana asumen su primera decisión monetaria del año. Esto a pesar que no subirá la tasa, como anticipan analistas de J.P. Morgan, .

Información recabada por El Economista, evidencia que entre los once bancos centrales que divulgan su anuncio monetario esta semana, seis coincidirán hoy, 7 de febrero: Banco de México, Banco de Inglaterra, Banco de la Reserva de Perú, Banco Nacional de la República Checa, Banco Nacional de Rumania y Banco Central de Filipinas.

J.P. Morgan anticipa que ninguno de estos seis bancos centrales moverá sus tasas, y a pesar de concordar en esta pausa, el premio que paga México por atraer capitales al mercado, de 8.25%, se mantendrá como el más alto entre ellos.

México tiene que ofrecer tasas de retorno más altas a los inversionistas extranjeros para que inviertan su capital financiando al Tesoro Mexicano, explica Marcos Casarin, economista en jefe para América Latina en Oxford Economics.

Al ofrecer un retorno más atractivo, compensa también la inflación más alta y las expectativas de depreciación del peso, advierte.

Desde Londres, el economista para América Latina en la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, precisa que “en momentos de incertidumbre y en los que los agentes del mercado escogen con lupa en donde invertir (…) una tasa en estos niveles, comparada con la de otras economías emergentes con un nivel similar de riesgo es bastante atractiva”.

“Ayuda a proteger al peso, y por defecto, a la evolución de los precios y expectativas en un momento coyuntural a nivel económico y financiero, como son la aprobación del Acuerdo de comercio con Estados Unidos y Canadá (USMCA) y la continua incertidumbre sobre las políticas de Andrés Manuel López Obrador”, advierte.

Espacio de maniobra, a costa de crecimiento

En un documento del Fondo Monetario Internacional (FMI), titulado Política monetaria de tasas de interés negativas: Desacoplando el efectivo del dinero electrónico, explican que los bancos centrales de México, junto con Turquía e Islandia, cuentan con “un importante margen de maniobra” en caso de que fuera necesaria una intervención ante un choque externo.

“Históricamente, las crisis han hecho necesarios recortes de la tasa de interés de entre 3 y 6 puntos porcentuales. Pero hoy en día, solo tres países de la OCDE: Turquía, México e Islandia, disponen de margen de maniobra”, explicaron en el documento.

No obstante, el Subdirector del Departamento de Investigación Económica en el FMI, Gian María Milessi Ferreti, explica que “esta política apretada para asegurar expectativas de inflación a la baja y condiciones financieras más restrictivas tienden a tener un impacto en consumo e inversón”.

Entrevistado por El Economista, dice que este impacto negativo de la “política monetaria apretada” ya está consignado en el recorte de cuatro décimas de punto de la expectativa de crecimiento para México que hizo el FMI, para ubicar su pronóstico en 2.1% de expansión este año.

Los estrategas de Pantheon Macroeconomics y Oxford Economics concuerdan con Milessi. “Desafortunadamente unos tipos de interés tan elevados estrangulan la actividad económica. El consumo y la inversión se encuentran bajo presión por una fuerte política monetaria restrictiva,” advirtió Abadía.

Tasas de interés más altas significan un mayor costo de capital para empresas y familias, que tomarán menos crédito y por lo tanto demandan menos bienes y servicios, sotuvo Casarin.

El pulso internacional

Entre los 11 bancos centrales que tienen programado el anuncio monetario esta semana, tres ya fijaron su postura: el Banco de la Reserva de Australia, que dejó sin cambio el rédito en 1.5%; el Banco Central de Brasil, que también la mantuvo tal cual, en 8% y el Banco Nacional de Polonia, que paga un rédito de 1.5 por ciento.

Si listamos a los 11 bancos centrales que tienen reunión esta semana, en función de la tasa de interés, el de Brasil es quien tiene la segunda más alta, detrás de México, en 8 por ciento.

Si hacemos un acercamiento a los seis bancos centrales que darán su anuncio hoy (7 de febrero) cuando Banco de México también tiene programado el aviso, el de Filipinas queda como el de la segunda tasa más alta, detrás de México, fijada en 4.75 por ciento.

El Banco de la Reserva de Perú, paga un rédito de 3%; el Banco Nacional de Rumania, la ubica en 2.5%; el Banco Nacional de la República Checa, mantiene el rédito en 1.75%; y el Banco de Inglaterra en 0.75 por ciento.

Heath y Esquivel equilibrarán mensaje

La reunión monetaria de Banco de México de este 7 de febrero será la primera en la que participarán los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel.

De acuerdo con Gabriel Lozano, economista en jefe para J.P. Morgan México, la participación de los dos nuevos miembros en la decisión monetaria dará un mensaje más eqilibrado, tomando en cuenta las preocupaciones relativas al crecimiento de la economía.

Asimismo, el estratega de J.P. Morgan prevé que podría elevarse la atención sobre las decisiones de la Reserva Federal, tras el anuncio de la semana pasada en el que decidió pausar las alzas de tasas de interés.

Por ello prevé que ahora el riesgo es que la próxima subida de la Fed ocurrirá hasta después de julio, incluso con una economía razonablemente más firme. En este sentido, considera que el próximo movimiento de tasas en México será a la baja, pero hasta el primer trimestre del año entrante, si la inflación converge a su objetivo del 3 por ciento.

[email protected]