México llegará a la Reunión de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) con una confianza renovada por parte de los inversionistas globales y participará en las plenarias como el decimocuarto mayor aportante de recursos al Fondo.

De acuerdo con JP Morgan, la fortaleza que ha ganado el sector industrial y la inversión productiva dará un impulso tal a la economía que tendrá la capacidad para registrar un crecimiento de 3.8% este año.

La nueva expectativa incorpora una revisión a la alza sobre la proyección que traía el mismo banco desde enero pasado en medio punto porcentual y se encuentra ligeramente arriba de la previsión oficial de 3.5%, y de las estimaciones promedio que trae el mercado de 3.2%, según FocusEconomics.

Además, el representante de México ante el FMI, el Secretario de Hacienda, participará de las decisiones del organismo con un mayor poder en su voto, esto tras la aprobación que ya dio el Congreso mexicano de elevar la cuota que paga al Fondo en 145.8 por ciento.

Este aumento en la aportación de México al FMI permitirá que subamos dos posiciones en la participación de cuotas del puesto 16 al 14.

DE CLIENTE A PRESTAMISTA

México también llegará a Washington a presidir la tercera reunión ministerial de funcionarios de Hacienda y banqueros centrales del Grupo de los 20 tras haber asumido la Presidencia anual del Grupo.

En este encuentro, que será paralelo a la Reunión de los 187 miembros del FMI que arranca el viernes próximo, nuestro país predicará con el ejemplo al formar parte del bloque de economías que podría otorgar préstamos bilaterales al Fondo para fortalecer la capacidad financiera del organismo.

Lo anterior según lo expresado por la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, que el jueves pasado dijo que México, Polonia, Noruega, Suecia y Japón le han externado ya su interés de contribuir con más recursos.

ymorales@eleconomista.com.mx