El avance en la agenda de reformas estructurales que ha mostrado México es un factor adicional de interés para los inversionistas globales que guiará sus decisiones este año, confió el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

De acuerdo con la mayor asociación internacional de banqueros, este imán de inversiones atraerá lo mismo capital productivo que de riesgo, lo que destaca el apetito que sí tiene el mercado por valores que otorgan solidez y certidumbre .

Al interior de su reporte trimestral Flujo de capitales hacia mercados emergentes , el IIF informa que los inversionistas han venido premiando la solidez de las finanzas públicas mexicanas y la certidumbre de sus políticas económicas en los últimos tres años, pero advierte que se matizó el año pasado por los factores de incertidumbre internacional, más que por eventos asociados al emisor mexicano.

En el apartado para América Latina, el IIF recuerda que esta misma solidez de México está atrayendo también inversión productiva del exterior, sobre todo la impulsada por la reinversión de las ganancias que están realizando empresas de propiedad extranjera.

El IIF estima que la economía mexicana conseguirá un crecimiento de 3.7% este año, con lo que se convierte en uno de los grupos más optimistas sobre el ?desempeño de la economía, al mantener su pronóstico incluso por arriba de la meta oficial de 3.5 y de 3.3% que estiman el Banco Mundial y la OCDE.

UN TERCIO

A nivel general, explican en el reporte presentado desde Davos, los inversionistas han moderado su aversión al riesgo y están dispuestos a obtener un mayor rendimiento como el que otorgan las economías emergentes.

En el documento, precisan que el flujo de inversión hacia los países emergentes fue de 54,000 millones de dólares, con lo que totalizaron ingresos de 1,080 billones de dólares en el 2012.

Del registro total de ingresos, las economías latinoamericanas captaron una tercera parte, unos 360,000 millones de dólares. El líder, pese a los controles de capital y demás medidas para proteger su moneda, fue Brasil.

El IIF estima que para este año habrá un ligero repunte de la inversión extranjera hacia emergentes y en particular anticipa que para América Latina aumentará hasta 365,000 millones de dólares la entrada de capitales.

SIN RECUPERAR

Los flujos de inversión en países emergentes se sitúan aún por debajo de los niveles alcanzados en el 2007, pues las inversiones del sector financiero todavía no se han recuperado, enfatizan.

Esta relativa debilidad de los flujos bancarios es un recordatorio del daño que la crisis financiera global ha hecho a los intermediarios financieros de los países industrializados , observan.

[email protected]