En ausencia de las reformas estructurales, México continuará perdiendo productividad, lo que limitará su capacidad para generar ahorro interno, anticipó el Banco Mundial.

Expertos del organismo estimaron que la falta de cambios estructurales llevará a México a desacelerar su desempeño productivo, lesionando fuertemente su actividad en la década que corre.

México es una de las economías emergentes con menos posibilidades de convertirse en un centro de crecimiento, pese al potencial que tiene el tamaño de su mercado interno , evidenciaron.

Al interior del documento Global Development Horizons 2011, expertos de la entidad observaron que en cambio China, Corea, India y Rusia, incrementarán sus rendimientos hasta en 50% respecto del desempeño logrado entre el 2004 y el 2008.

De hecho, prevén que entre las economías emergentes, la que conseguirá un mayor aprovechamiento de su potencial será Tailandia, el único de los analizados que se encamina a duplicar el crecimiento de la productividad en el periodo de referencia.

Según el análisis elaborado por los expertos del Banco Mundial, México registrará un crecimiento de su productividad de apenas medio punto porcentual del PIB en el 2020. Este dato contrasta con 1.4% que en cambio logró ganar el país en productividad entre el 2004 y el 2008.

Acerca de la baja productividad de México, Nicola Brandt, economista senior de la OCDE para el país, comentó que se requieren cambios estructurales en el sector laboral que incentiven a las empresas a contratar con una mejor remuneración a los trabajadores.

Además, sugirió que para elevar la productividad, podría ser un buen inicio la capacitación de los trabajadores.

AHORRO INTERNO, PARA ABAJO

Esta desaceleración de la productividad también afectará la capacidad de la población y las empresas para generar ahorro interno.

Así, tras haber registrado niveles de ahorro de 20.2% del PIB entre el 2004 y el 2008, expertos del Banco consideran que bajará esta proporción hasta 17.1 puntos del PIB en el 2020 y seguirá disminuyendo hasta el 2025.

Para el 2025, estiman que México apenas registrará un ahorro interno equivalente a 14.7% del PIB. En cambio, China y Singapur se mantendrán como líderes en generación de reservas con proporciones de 47% del PIB a 35 puntos del Producto.

Según el análisis, las economías emergentes más grandes del planeta, Brasil, China, India, Indonesia, Corea del Sur y Rusia, representarán más de la mitad del crecimiento mundial total dentro de 15 años.

Y con esta mayor participación, observaron, el predominio del dólar como divisa de intercambio mundial, pasará a la historia.

[email protected]