Al tiempo que México se sienta a negociar con Estados Unidos su nueva relación, podría aprovechar los acuerdos comerciales que tiene con otros países. Mirar más hacia el sur y continuar protegiendo sus finanzas públicas para evitar mayores vulnerabilidades, recomendó el economista en jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Juan Ruiz.

En materia macro, consideró relevante que el Banco de México consiga anclar las expectativas de inflación, porque sólo así se podrá proteger lo más importante, que es el poder adquisitivo de las familias .

En política fiscal, consideró relevante mantener la meta de consolidación para este y el año entrante, de manera que el gobierno pueda reducir las vulnerabilidades y exposiciones a las tasas de interés más altas y a la depreciación cambiaria motivada por la incertidumbre mundial.

De asumirse la recomendación que otorgó el economista del BID sobre aprovechar mejor la relación comercial, México tendría la posibilidad de acelerar los intercambios con los 46 países con quienes tiene 12 Tratados de Libre Comercio; los otros 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones que tiene firmados con 33 países más, y nueve acuerdos de alcance limitado de Complementación Económica.

El experto del BID estuvo en México para presentar el reporte Tiempo de actuar: productividad, prioridades de inversión y políticas públicas . En la presentación, el funcionario observó que México podría acelerar la inversión en infraestructura, mejorar los servicios de salud y profundizar los mercados de capital, para conseguir el salto a convertirse en una economía en desarrollo.

Admitió que las recetas del BID y de los organismos internacionales que forman parte del llamado Consenso de Washington han generado frustración entre los países miembros que las han aplicado, porque no han generado los resultados prometidos.

Por ello, advierte ahora que sería relevante utilizar esta propuesta del BID como un insumo para generar políticas públicas e identificar prioridades de inversión.

En el reporte, el BID enfatiza que el rezago en la capacidad de avanzar hacia el desarrollo es similar en América Latina, en el sentido de que hay un desfase de 50 años de no converger con el desarrollo. Si acaso, matizó el economista del BID, Chile resulta el único país de la región que podría llegar en algún momento a graduarse de la llamada renta media.

Descartó que este rezago continental tenga algo que ver con la llamada maldición de los recursos naturales que, en la teoría, protege la explotación de los recursos no renovables y limita la inversión y desarrollo tecnológico para ello.

Admite, en el reporte de su autoría, que esta falta de avance ha restado la aportación de México al crecimiento mundial.

En la presentación participaron la directora de México, ¿Cómo vamos?, Valeria Moy; el director del CEESP, Luis Foncerrada Pascal y, el director general adjunto de Bancomext, Miguel Siliceo Valdespino.

Para invertir, atraer confianza

En su oportunidad en la presentación, Luis Foncerrada Pascal, director del CEESP, consideró que el marco normativo, la institucionalidad y el Estado de Derecho, serán determinantes para atraer la inversión productiva doméstica.

Tenemos 75 años con una baja inversión pública, que viene cayendo anualmente y tiene que ver sin duda con la estructura de gasto público, que privilegia el gasto corriente; y los desincentivos que genera la aplicación de una política fiscal, que ha mantenido el endeudamiento al alza desde fines del sexenio pasado , refirió.

Destacó que desde el 2009, el gasto público mantiene una expansión que ha ampliado al déficit público y que sin duda ha contribuido al cambio en la percepción que tienen las principales calificadoras sobre la nota mexicana.

Coincidió con el experto del BID en la relevancia de reducir vulnerabilidades a choques externos, y eso sólo se logrará, matizó Foncerrada, una vez que se fortalezca el mercado interno.

[email protected]