El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, destacó la importancia de buscar concretar las reformas estructurales en un marco en donde el panorama de la economía mundial es complejo.

Durante la presentación del estudio Perspectivas económicas. Las Américas. Atentos al sobrecalentamiento , elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), estableció que si bien hemos dado pasos importantes en el fortalecimiento de las políticas macroeconómicas, aún hay desafíos por enfrentar.

Hemos avanzado mucho en el fortalecimiento de las políticas macroeconómicas, en el blindaje de la economía ante choques externos y buscamos concretar reformas estructurales para estimular el crecimiento interno , aseveró.

Sin embargo, advirtió que mantener políticas adecuadas es una labor permanente que amerita un esfuerzo y una vigilancia constantes.

Recordó que los principales países industrializados todavía están sufriendo las consecuencias de la crisis financiera, por lo que las previsiones de crecimiento de sus economías y de la economía mundial en su conjunto aún son inciertas.

Dijo que existe incertidumbre sobre el ritmo al cual las economías avanzadas retirarán las políticas contracíclicas de carácter extraordinario, instrumentadas para hacer frente a la crisis o acerca de las políticas cambiarias y controles de capital que algunas economías emergentes pudiesen implementar, buscando atemperar los efectos indeseables de los flujos externos que están recibiendo.

Carstens enfatizó que no sólo México ha dado muestras de progreso en la consolidación de su política macroeconómica, sino también el resto de los países latinoamericanos.

DE RESOLUCIÓN A PREVENCIÓN

Sobre América Latina manifestó que ahora los esfuerzos de la región están enfocados hacia la prevención de crisis, cuando antes nuestra relación con los organismos financieros internacionales era precisamente para la resolución de crisis con programas de apoyo sujetos a condiciones estrictas.

Y ahora, matizó, hemos construido nuevos mecanismos que reconocen a los países con políticas económicas adecuadas y cuyo objetivo es prevenir más que remediar problemas con un gran costo una vez que ya estallaron.

Como ejemplo mencionó el caso de México, que se ha beneficiado de este nuevo paradigma con la línea de crédito flexible del FMI al tener acceso incondicional a un monto importante de recursos, basado en una evaluación de sus políticas y fortaleza de instituciones.

Para el banquero central, estos nuevos mecanismos alinean incentivos para la conformación de políticas adecuadas consistentes a lo largo del tiempo.

[email protected]