México completará en el 2012 dos años consecutivos de crecimiento económico por arriba del desempeño de Brasil, la economía más importante de la región, si se cumplen las expectativas del mercado y de organismos internacionales como el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Este mejor desempeño podría sostenerse durante los próximos cuatro o seis años si el país completa la agenda de reformas estructurales que son determinantes para mejorar su capacidad productiva, estima el economista para México de Barclays, Marco Oviedo. Hay mejores perspectivas porque en México se avanza en temas pendientes como empleo, educación, reforma fiscal y Brasil no ha hecho ese diagnóstico. Ellos están exprimiendo la última gota de su modelo de crecimiento hacia adentro y quizá pasarán un par de años antes de que sepan qué tienen que hacer para incrementar su desempeño , dice.

En cambio, en México llevamos varios años con un diagnóstico claro de los cambios y sectores estratégicos que otorgarían un repunte en el crecimiento potencial de la economía, precisa.

Con él coinciden economistas de la Cepal y el Banco Mundial, pues el arranque de una administración, como la que está por encabezar Enrique Peña Nieto, es una ventana de oportunidad para impulsar los cambios estructurales que requieren un alto consenso político.

No obstante, la visión sobre la sostenibilidad de este mayor dinamismo mexicano con respecto al brasileño es un poco más mesurado desde los organismos internacionales.

ARRASTRADOS POR ENTORNO

Entrevistado por El Economista, el director de Desarrollo Económico en la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, Juan Alberto Fuentes, explica que la situación de Brasil es producto de la desaceleración general del comercio en el mundo.

En tanto, México se ha beneficiado de un crecimiento más balanceado basado en consumo, inversión y en exportaciones, lo que ha otorgado perspectivas bastante sólidas para crecer a pesar de la contracción del comercio mundial .

Y es que a pesar de la contracción del comercio de América Latina hacia Europa, México aumentó la exportación de productos asociados al petróleo y al sector no petrolero, lo que evidencia la importancia de las manufacturas en su comercio, destaca.

Advierte que es temprano para anticipar un crecimiento sostenido más fuerte de México sobre Brasil. Aun cuando en el 2011 la economía mexicana creció 3.9%, por arriba de 2.7% de Brasil, y esperan que este año México incrementará su producto en 4 contra 1.6% del PIB brasileño.

TALÓN DE AQUILES

Previo a la reunión anual del Banco Mundial, su economista para América Latina, Augusto de la Torre, refiere que la altísima tasa de crecimiento de Brasil en los últimos años se vio favorecida por la exportación de productos primarios agrícolas. En el contexto actual, considera que tendría que asumir la agenda de reformas que impulsarán la capacidad productiva, lo que requiere un mayor énfasis en inversión y productividad.

Desplaza a China en EU

COMPETITIVIDAD MANUFACTURERA, CLAVE

Durante el primer semestre del 2012, México representó 14.2% de las importaciones de productos manufacturados de Estados Unidos, según datos del Departamento de Comercio de aquel país. En el 2005, esta participación era de 11.5 por ciento.

A finales del 2009, Estados Unidos compraba a China 29.3% de sus importaciones totales. Para fines del año pasado, esta proporción cayó a 26.4%, según la misma fuente.

De acuerdo con el estratega de Bank of America-Merrill Lynch Carlos Peyrelongue, este avance en la competitividad mexicana con respecto a China es producto del encarecimiento del costo de mano de obra en aquel país, el aumento del salario real en aquella nación y el menor costo de transporte desde México.

Según HSBC, los salarios mexicanos eran 391% superiores a los de China hace 10 años y para este 2012 son sólo 29% más altos.

APROVECHANDO APERTURA

Este fenómeno podría estar sosteniendo parte de la expectativa positiva que traen los mercados acerca del desempeño mexicano, sobre Brasil, la primera economía regional.

A diferencia de China y Brasil, que han basado su modelo económico en el gran mercado interno, el país tiene una importante apertura comercial que al parecer está siendo mejor aprovechada, explicó el economista Barclays en México, Marco Oviedo.

Cuenta con acuerdos de libre comercio con 44 países, que multiplican por cuatro los que tiene Brasil y son el doble de los que tiene China. Esto favorece a las empresas con sede en México, según Marco Oviedo, para obtener insumos de una amplia gama de países.

EMPRESARIOS COMPETITIVOS

El Banco Mundial en el reporte La historia detrás de la transformación del mercado laboral en América Latina indica que las empresas mexicanas han aprovechado bien la recomposición del mercado y están creciendo en segmentos en los cuales antes había sido difícil competir con China, lo que depende de estructura de productividad, capital humano, capital físico, infraestructura, logística interna y precio de transportación.

Éstos son sólo algunos datos duros de lo que el Financial Times ha llamado una revolución manufacturera silenciosa , que ha llevado a cabo México.