Ante el avance económico que tendrá este año y el 2019, México debería aprovechar para reducir el alto endeudamiento en el que incurrió en los últimos cuatro años, pues ello le permitirá hacer frente a futuros choques externos, recomendó Abdelhak Senhadji, director adjunto del departamento de asuntos fiscales del Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

“La relación de deuda-PIB en México se mantiene relativamente alta y por supuesto nuestra recomendación ha sido siempre que en buenos tiempos puedes traer la deuda abajo y eso es bueno para la economía, porque reduces vulnerabilidades hacia delante”, dijo en entrevista, luego de presentar el Informe Monitor Fiscal.

 

Al participar en las Reuniones de Primavera del FMI y del Banco Mundial, comentó que las metas de déficit y de superávit primario que se proponga el gobierno federal deben estar orientadas principalmente a reducir el nivel de deuda que llegó a representar el 50.5% del PIB.

 

“Se proyecta que la deuda se mantenga relativamente estable en el mediano plazo. Nos gustaría ver que bajara un poco más. Ello significaría por supuesto, tener una consolidación fiscal”.

 

Remarcó que, si bien es complicado reducir la deuda en un ambiente contracíclico, es el momento adecuado para crear medidas fiscales que le permitan tener un mejor margen de maniobra cuando el entorno económico se pueda debilitar.

 

En su reporte anual de perspectivas económicas, el FMI proyecta un avance económico para México de 2.3%; mientras que para el 2019 será de 3 por ciento. 

 

Senhadji coincide que este avance se deberá por la expansión económica que tendrá Estados Unidos derivada de su reforma fiscal. Considera que a pesar de esta situación y de la complicada negociación del Tratado Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN), México lo ha hecho bien.

 

“Creo que México ha hecho un trabajo sobresaliente, sobre todo ante el desgaste que enfrenta por la incertidumbre respecto al TLCAN (…) en términos del escenario base, la expectativa es notablemente favorable para México”.

 

Abundó que si bien, la negociación del TLCAN como las elecciones presidenciales generan incertidumbre, el FMI confía en que se dé seguimiento a las reformas estructurales que se aprobaron en este sexenio.

 

“Nuestra línea de base se mantiene algo favorable asumiendo que las autoridades continuarán con la agenda de reformas (…) México sigue siendo un país importante para el crecimiento económico de la región”.

 

abr