Washington, EU. Existe ya un préstamo aprobado del Banco Mundial (BM) a México, por 350 millones de dólares, para la modernización del sistema de transporte público. Se trata de un proyecto admitido desde el 2010, que podría favorecer la movilidad urbana y limitar la generación de contaminantes, informó el vicepresidente del BM, Jorge Familiar.

Entrevistado por El Economista, explica que el organismo tiene ya disponibles esos recursos y estarían en condiciones de echar a andar el programa una vez que lo soliciten las autoridades federales y las locales de la CDMX, si fuera el caso.

De acuerdo con los lineamientos del préstamo aprobado, el proyecto atraerá inversiones públicas y privadas por 2,334 millones de dólares.

A dos semanas de haberse declarado la primera contingencia ambiental en la capital del país, el funcionario del BM explica que la intervención de los técnicos del organismo para favorecer a la modernización del transporte público no es una alternativa para la emergencia en particular.

Se tenía planeado y aprobado desde hace tiempo, asevera, lo que evidencia la visión de largo plazo de las autoridades mexicanas. Sólo falta que se defina cuándo y dónde se dirigirá.

El pasado 2 de abril, el jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para solicitarle un fondo de por lo menos 5,000 millones de pesos para mejorar el transporte público.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, le respondió que el gobierno de la ciudad cuenta con alternativas como eficientar su gasto, acudir al mercado o bien solicitar el apoyo del Banco Mundial.

El Proyecto de Transformación del Transporte Urbano del BM plantea hacer verde al sector de transporte público, que según cifras del BM son responsables en casi una quinta parte (18%) de los gases de efecto invernadero que emite México.

México es, según el BM, uno de los mayores productores de gas carbónico de la región.

La iniciativa tiene como objetivo reducir en 2 millones de toneladas las emisiones de gases de efecto invernadero en siete años. Al mismo tiempo, amplía el número de corredores de transporte integrado, lo que aumentará la oferta de transporte público y su participación en la movilidad urbana.

Reformas funcionan

México tiene tres años operando las reformas estructurales recomendadas para acelerar el crecimiento, y seguimos con tasas de 2 y 2.5%; ¿falló la ejecución?

Me parece que se aprobaron en un entorno mundial sumamente complejo. La pregunta que yo más bien haría es dónde estaría México en este contexto, sin reformas. Veamos por ejemplo el bajo traspaso de la depreciación cambiaria a la inflación. Sin duda tiene que ver con los frutos positivos de la reforma de telecomunicaciones.

¿Cómo han visto en el BM los pasos del gobierno para enfrentar la caída de los precios del petróleo?

Es un manejo prudente y responsable. México se ha anticipado al entorno complejo. Está mejor posicionado ante shocks de materias primas porque es una economía más diversificada (...) El impacto de precios de commodities sobre economías de Sudamérica es brutal. Eso no quita que tenga impacto en las cuentas fiscales y cuando hay estructura de producción que es estatal genera cierto nivel de gastos asociado. Y por eso es que el gobierno está haciendo ajustes en Pemex.

¿Qué opina del anuncio para inyectar liquidez a Pemex?

Vemos que se continúa con la tradición de una administración prudente, que está comprometida con las medidas que le permiten mantenerse atractiva a la inversión del sector privado en un mundo tan complejo.