El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez Gavica, destacó que pese al complejo escenario global, el país creció más que la mayor parte de las otras economías durante los últimos seis años.

“Si vemos el entorno en el que este sexenio se ha desenvuelto en términos macroeconómicos, hay que reconocer que el mundo tuvo un crecimiento muchísimo menor a lo que se esperaba hace seis años y que sin duda el comportamiento del precio del petróleo afectó a las economías en forma considerable”, argumentó.

En conferencia de prensa conjunta con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dijo que, incluso, el crecimiento de México del año pasado fue bastante bueno, comparado con lo que pasó en otros lados del mundo.

Señaló que ante la inflación, la reacción del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda “fue estupenda, como ven hay una buena tendencia en el comportamiento de la inflación y fue el año pasado un año de comportamiento público positivo después de mucho tiempo”.

“Hay veces que se nos olvida, porque vemos un mundo muy convulsionado, que el país, a pesar de todo, ha tenido una disciplina y un comportamiento económico bastante bueno”, resaltó.

VOLATILIDAD CAMBIARÍA SEGUIRÁ

Martínez Gavica advirtió que la volatilidad cambiaria continuará en los próximos días tras la cercanía de las elecciones presidenciales en México, lo que podría fortalecer aún más al dólar, pero “no hay que alarmarse”, dijo.

El proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el ambiente electoral en México han generado que se eleve el grado de incertidumbre en el tipo de cambio, por lo que el dólar podría colocarse por arriba de los 22 pesos.

“Hace año y medio vimos el dólar a 22 pesos, en cuanto hubo más claridad el peso regresó. Esta no es una tendencia que va hacia arriba y no regresa o se mantiene. Esta es la expresión de la gente o de los inversionistas que no ven definido un panorama todavía”, expresó Marcos Martínez.

El banquero hizo alusión a los consensos de los analistas económicos que proyectaban el dólar a 19.80, incluso a 18.50 al finalizar el año, pero –dijo- son previsiones sujetas a la normalidad de los mercados, por eso es importante tener certeza, y de que el gobierno en materia económica tenga mucha disciplina y que va gastar bien. Eso genera certidumbre para los inversionistas.

En el sistema financiero observa una mejora en la paridad cambiaria y que no se agrave, lo cierto es que puede empeorar en las siguientes semanas por la incertidumbre, pero “tampoco se espanten”, expresó.

Este miércoles, el dólar se cotizó en un mínimo de 19 pesos y un máximo de 19.82, pero ha rebasado la línea de los 21 pesos.

El dirigente de la ABM destacó la importancia de que se fomente la confianza de los particulares, manteniendo un equilibrio entre los gastos y los ingresos del gobierno, reducir el endeudamiento público y lograr una tasa de cero deudas gubernamentales. Urge reducir la deuda a menos de 40% del Producto Interno Bruto.

“Eso traería más tranquilidad y quitaría incertidumbre a los inversionistas y veríamos un dólar regresando a mejores precios de los que está hoy”, advirtió, a unos días de elegir al presidente de México. 

Además resaltó la necesidad de un marco fiscal que incentive la creación de nuevas empresas, la generación de empleo formal y la inversión productiva.