La economía mexicana cuenta con los elementos para crecer hasta 3.8% este año y 4.6% el próximo, bajo un escenario base que incluye dinamismo de la actividad y demanda estadounidense, advirtió la ONU. En este contexto, la economía regional crecería ligeramente arriba de México, a un ritmo de 3.9% anual, y la actividad del globo alcanzaría un incremento de 2.4 por ciento.

Este escenario, difundido en el reporte anual Situación y perspectivas de la economía mundial 2013 , incorpora el supuesto de una actividad inercial en Estados Unidos que incluye una solución de corto plazo para la situación fiscal de la primera economía del mundo.

Desde Nueva York, el oficial del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales del organismo, Sebastián Vergara, considera que México ha tenido un crecimiento relativamente alto después de la crisis, con indicadores estables en el área comercial y en la generación de empleo que podrían limitar su impacto en un deterioro mayor de la economía mundial.

No obstante, la ONU refiere un panorama alterno, que incorpora una mayor incertidumbre financiera, resultado de la misma situación fiscal de EU y un deterioro mayor de la economía en la eurozona.

Bajo este escenario, la economía mundial tendría un magro desempeño que apenas despegaría a 0.2% anual este año, lo que serviría de base para un limitado crecimiento de 1.1% para el 2014.

Sin dar mayor detalle puntual sobre el impacto de este entorno negativo en el PIB mexicano, el economista de la ONU refirió que nuestro país sería de los más afectados.

En conferencia de prensa, el experto enfatizó que las debilidades de las economías desarrolladas serán más claras en Europa, donde se verían arrastrados los indicadores macro por la ascendente tasa de desempleo, el desapalancamiento de los hogares y la fragilidad bancaria.

En el mismo evento, participó el director adjunto de la oficina subregional de la Cepal, Juan Carlos Moreno Brid, quien reconoció: Seguimos sin salir de la crisis mundial.

El informe de la ONU nos deja ver que el mundo desarrollado tiene una fuerte crisis de empleo, pérdida de crecimiento asociada a un problema fiscal y de deuda. Problemas que no se han atendido porque las políticas fiscales y monetarias no han resuelto el problema de deuda ni han puesto en la ruta de un crecimiento sustentable a las economías , resumió.

En EU, aclaró, hay una clara descoordinación en la política fiscal austera y la monetaria expansiva.